Pj de la semana
Pj del mes

Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 23 el Sáb Nov 28, 2015 2:27 pm.
Últimos temas
» [normal] Hero Association [cambio de botón]
Jue Jun 23, 2016 12:22 pm por Invitado

» Despedida... pero más alegre que la del mensaje[?]^^
Lun Jun 20, 2016 2:30 pm por Sinichi Kudo

» Spirit Soul Rol || Afiliación Élite [Cambio de Botón]
Miér Jun 15, 2016 12:34 pm por Invitado

» [Normal] ♕Origin Of Simetry
Dom Mayo 29, 2016 5:35 pm por Invitado

» Café interrumpido
Lun Mayo 23, 2016 7:24 pm por Directora Anaís

» Misión 003: El bosque azul
Dom Mayo 15, 2016 9:33 pm por Vivian Moretz

» ¡Ábrete Sésamo! Magi: The Labyrinth of Magic [Normal]
Sáb Mayo 07, 2016 10:08 am por Invitado

» 011: Hiedra antídoto
Vie Mayo 06, 2016 3:59 pm por Dalia Knockhart

» Misión 012: Duendes camaleón
Jue Mayo 05, 2016 12:30 pm por Científica Pauline

» Misión 012: Duendes camaleón
Jue Mayo 05, 2016 12:27 pm por Productor Ray

» Misión 011: Hiedra antídoto
Jue Mayo 05, 2016 12:04 pm por Productor Ray

» Misión 010: Niña perdida
Jue Mayo 05, 2016 11:51 am por Científica Pauline

» Misión 010: Niña perdida
Jue Mayo 05, 2016 11:48 am por Productor Ray

» Apelación de misiones
Jue Mayo 05, 2016 11:37 am por Productor Ray

» Ao no Sekai Rol [Afiliación Élite]
Jue Mayo 05, 2016 10:54 am por Directora Anaís

Reclutas






Agentes





Oficiales





Veteranos





Afiliados Hermanos

Afiliados Elite



COPYRIGHT
Los materiales usados en este foro han sido sacadas de diversos bancos de imágenes, tales como Deviantart y Zerochan. Y foros especializados en tablas y códigos, como Serendipity (foro); The captain knows best y Savage Themes (tumblrs). Nada es usado con fines de lucro y no hay intención alguna de quitar el crédito a quien corresponda. El tablón de anuncios pertenece a Neeve. Las tablas de las tiendas fueron tomadas de Savage Themes y fueron creadas por Maika. La tabla del mod de rol fue sacada de The captain knows best, y fue creado por HARDROCK. La tabla de personajes canon y el comunicador fueron sacados de ese mismo tumblr y también pertenecen a Neeve,Oniric City ha sido modelo para muchas cosas de este foro, damos las gracias a la admin por su paciencia y lo recomendamos abiertamente. Pueden encontrar su botón en la zona de afiliados hermanos, un poco más arriba en la barra lateral. El sistema de stats ha sido prestado por Nieve Eterna,otro de nuestros foros hermanos. Por último, muchas de nuestras imágenes han sido tomadas del tumblr The art of animation, el cual recomendamos en demasía.
Estadísticas
Tenemos 50 miembros registrados.
El último usuario registrado es Rose D'Aragón.

Nuestros miembros han publicado un total de 2498 mensajes en 386 argumentos.

Dos en una sala [Priv Freyja]

Ir abajo

Dos en una sala [Priv Freyja]

Mensaje por Al Mazino el Sáb Ene 30, 2016 2:04 pm

Un pequeño tintineo acompañado de una luz parpadeante me despertó. En cuanto estuve consciente, un millón de agujas se clavaron en mi cabeza. Esa resaca habitual después de haber bebido 7 botellas de whiskey. Sin abrir los ojos ni fijarme en lo que hacía comencé mover mi mano por el pequeño mueble que se encontraba junto a mi cama para encontrar al culpable de aquel odioso ruido. Era el comunicador. En cuanto logré dar con él, acerqué el pequeño aparato a mi cara y abrí uno de mis ojos para ver de qué se trataba. Un mensaje de nada menos que la directora. –Qué diablos le pasa enviando mensajes tan temprano- Dije esto justo antes de dirigir mi vista a la esquina superior de la pantalla, al pequeño reloj digital. Las 4:30 PM. Guarde el comunicador en el bolsillo del pantalón tirado sobre mi cama y me refregué los ojos para despertar.

Alrededor, una andrajosa cabaña con algunas cosas tiradas sobre el piso, un viejo radio y una televisión pequeña pero igual de vieja, las cortinas algo deterioradas y las ventanas rotas cubiertas con trozos de cartón. Me paré de la cama, me puse el pantalón en el que había guardado el comunicador y los zapatos. Caminé hacia la puerta de la habitación y salí hacia la sala de estar. Había algunos muebles viejos y un escritorio en el centro con un computador, ambos impecables, era lo único en buen estado que había en esa cabaña. Camine hacia la puerta de salida y de camino, con mi mano izquierda, tomé un chaleco de color azul tirado sobre una silla, mientras mi mano derecha tomaba una botella de whiskey, que aún tenía por lo menos un cuarto de alcohol, y me lo bebí hasta acabarlo. Justo antes de llegar al final de la sala lancé la botella vacía a un basurero junto a la puerta a medio cerrar y salí. Cerré la puerta por fuera y me marché, aunque ésta se abrió un poco pues el seguro estaba descompuesto, sabía arreglarlo, pero no iba a hacerlo. No vivía de esa forma por no tener algo mejor, lo hacía porque así era todo más fácil.

Camine hacia el edificio principal. Mi cabaña no estaba del todo lejos de los edificios de Génesis, no ocupaba mucho espacio así que no había problema, creo, da igual. Entré en la oficina de Anais bostezando y estirando mis brazos. –Bien mujer, que era lo urgente- Lo único que encontré fue una oficina vacía. –Y encima tengo que esperarla- En realidad no tenía idea para que me había llamado, pero tampoco es como si tuviese algo mejor que hacer así que solo me senté en uno de los sofás que se encontraban ahí a esperar a que llegara.
avatar
Al Mazino
Modo Fusión
Modo Fusión

Mensajes : 33

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos en una sala [Priv Freyja]

Mensaje por Freyja Eberwein el Dom Ene 31, 2016 8:34 pm

El viaje había sido agotador, pero se alegraba de regresar. Ya había pasado mucho tiempo “fuera de casa”. Génesis se había convertido un lugar donde podía descansar, no del todo, pero al menos, lograba mantener la compostura, y si quisiera, podía encerrarse y no salir durante días.

Bajó del auto y puso una de sus delicadas manos sobre su frente a modo de pantalla, el intenso sol del verano la cegaba, pero era una maravilla el sentir su calidez sobre la piel. Una vez sus dorados ojos se hubiesen acostumbrado a la intensa luz, disfrutó de todo a su alrededor. Sonrió para sí misma, y se dispuso a tomar su maleta que aún permanecía en el asiento trasero del coche que la había recibido y llevado a las instalaciones, cuando una mano masculina se le adelantó - yo te la llevo - dijo un hombre joven - dime adónde vas, yo te ayudaré con esto tan pesado - ella sabía que no estaba pesado en absoluto, sólo llevaba sus tres adorados peluches, una muda de ropa, su sombrero (el cual deseaba sacar, pero era obvio no podría hacerlo)  y su comunicador, pero aquel joven era de los del tipo “sonrisa perfecta”, aquellos que estaban acostumbrados a ser… perfectos.  Le sonrió amablemente y acomodó uno de sus mechones de cabello tras la oreja - muchísimas gracias - habló con su peculiar tono etéreo de voz - no quiero ser malagradecida, pero puedo ocuparme yo misma - tomó su maleta con ambas manos y no tuvo que realizar ningún tipo de fuerza para que el chico se la entregara. Simplemente la observaba, con asombro, de arriba abajo, como si realmente no pudiese existir.  Mientras el chico permanecía de aquel modo se acercó donde el chofer y le agradeció por su trabajo.

Acto seguido, emprendió viaje por el camino hacia el edificio principal, con un paso más rápido de lo normal, temiendo que el chico sonrisas la siguiera o el chofer del auto. Recorrió con gracia el lugar, sujetando su maleta en todo momento, fascinada con cada detalle y rincón del lugar, saludando a las personas, algunas, que le dedicaban más miradas de las que ella podía aceptar; dedicando sonrisas, y amables palabras a cada persona que se le acercaba. No estuvo tan a gusto en aquel lugar sino hasta entrar en el edificio, dejando atrás a los guardias quienes insistieron en guiarla hasta que logró convencerlos de conocer el camino y  sentir como el aire fresco recorría su piel; era un lugar bastante acogedor y espacioso, que conocía de memoria. Subió escalones, golpeando alguna vez su maleta con las rodillas, la cual llevaba delante de sí, fuertemente acarreada con ambas manos.

Llegó a destino en cuestión de diez minutos de recorrido a través de pasillos, escaleras y portales. La oficina de la directora estaba frente a ella, y por lo menos, la presentación era la misma de siempre: una puerta de madera incrustada en una larga pared, sin decorado alguno en el pasillo; sin alfombras, sin cortinas, sin cuadros, ni sillas para la espera, y menos aún, alguna que otra mesa o reloj para hacer sufrir a los impacientes. Un corredor desnudo, con dos entradas y dos salidas, largo, que conectaba con dos lugares más armoniosos. No importa cuánta luz atraviese las ventanas con un cutre diseño cuadricular, iluminando las impecables y brillantes baldosas cuadradas de color blanco en el suelo, dispuestas de tal forma que ninguna perdiera su longitud total en ningún rincón, siempre parecen estar limpias, y reflejar en su máxima intensidad la luz del sol, e inclusive pareciera que en los días más, donde los hidrometeoros opacan el sol, siempre se logra ver un reflejo.

Tocó la puerta con delicadeza, moviendo únicamente la muñeca, apuntando el dorso de su mano hacia la misma dirección que los débiles golpes empleados para llamar la atención de la persona que debería encontrarse detrás. Dudó por un momento de que sus golpes fueran lo suficientemente fuertes como para ser escuchados, y acompañó de forma verbal a sus llamados, pronunciando el nombre de la directora, mientras sentía cómo la manija de la maleta que sus palmas rodeaban se deslizaba con lentitud debido al peso, dejando que el lado izquierdo del prisma se acercara más y más al suelo.

No obtuvo respuesta por lo que tras acomodar su ropa y su cabello para estar presentable ante el alto mando, se armó de valor y abrió lentamente las puertas del despacho. - Con su permiso - Se disculpó dulcemente para ver que en el interior se encontraba uno de sus compañeros, uno que cada vez que se topaba la evitaba. - Alfa- dijo a modo de saludo y un tanto sorprendida agregando una pequeña inclinación de cabeza de forma respetuosa.

Cuando solicitó ser nuevamente trasladada a las instalaciones principales de Génesis también había solicitado si alguien pudiesen ayudar con su mudanza;  de paso se les ocurrió que también deberían  colaborar con el asunto de la defensa, pero nunca pensó que Alfa Mazino, sería aquella persona. - ¿Tú vas a ayudarme? - preguntó con etéreo y delicado tonos de voz, mientras buscaba a la Directora Anís

_________________

*IMPORTANTE CONSIDERAR ESTO AL ROLEAR:

Freyja no puede controlar el efecto causado por su habilidad, por favor, considerarlo al rolear con ella, ya que no es una activación es un efecto automático a su presencia., muchísimas gracias.

Primer Amor: Efecto de atracción ineludible, genera confianza, embobamiento, deseo de protección y posesión. Otros efectos similares a los de “el amor a primera vista” (Esto ocurre por su mera presencia, y no son posibles de controlar)
avatar
Freyja Eberwein
Modo Fusión
Modo Fusión

Mensajes : 34

Ver perfil de usuario http://proyectogen.forosactivos.net/t316-the-goddess-of-gen

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos en una sala [Priv Freyja]

Mensaje por Al Mazino el Lun Feb 01, 2016 11:03 pm

Ya estaba comenzando a impacientarme. Esperar no era uno de mis fuertes y ni siquiera tenía un cigarrillo o algo para beber conmigo. Me puse de pie y comencé a echar un vistazo a los muebles del lugar con la ligera esperanza de encontrar algo que hiciera la espera un poco menos agobiante. Alguna cajetilla para aliviar el estrés de dirigir génesis, aunque francamente no recordaba si ella fumaba, de cualquier forma estaba seguro que encontraría por lo menos alguna botella de licor fino reservada para recibir a los peces gordos en alguna reunión. Comencé por el escritorio, un cajón a cada lado. El primero, papeles burocráticos, engrapadora, libretas y cinta adhesiva. En el otro, discos, lápices, clips y otras tonterías de oficina. Caminé lentamente hacia un mueble de dos puertas colgado sobre la pared y abrí la primera –Vamos An, no me decepciones- Libros, archivos y tontería de Génesis que no me importaban una mierda. Moví mi mano hacia la segundo puerta y la abrí. Unos cuantos vasos, algo que parecía un contenedor de hielo y ¡Booya!, una botella de... Wow. Solté un sonoro silbido y tomé la botella para mirarla más de cerca. –Un Macallan de 60 años. Sí que tenemos presupuesto para todo ¿eh?- Cogí uno de los vasos que parecían ser de cristal y lo puse sobre el escritorio. –No te importará que tome un par de copas ¿Verdad directora?- Abrí la botella y de inmediato sentí el fino aroma del Whiskey añejado. Serví un poco en el “rocks glass” que había sacado antes y tomé un trago. –Como encontrar un Oasis en medio del desierto- La textura, el sabor, no se comparaban en nada a la basura barata que acostumbraba beber, eso hacía que realmente apreciara esta situación.

De pronto unos leves golpes en la puerta interrumpieron el momento que tanto estaba disfrutando con ese whiskey, no creo que fuera Anais pues no golpearía en su propia oficina. Ignoré a quien estaba tocando y continué bebiendo hasta que la voz que se oyó tras la puerta hizo que el último trago supiera mal. –Esa voz es de…- Entonces la puerta se abrió y por ella apareció la última persona que hubiese deseado ver atravesar la entrada. –¿Que haces tú aquí?- Dije con una voz seca e ignorando su saludo y cualquier protocolo social que debería seguirse entre dos personas que se encuentran. Usualmente ignoraba esas “reglas” conscientemente pero esa persona era la única que me hacía hacerlo sin mi consentimiento. -¿Ayudarte? ¿De qué demonios hablas?- Freyja Eberwein. El único ser humano que evito en este mundo, esa maldita mujer y su endemoniado poder. Cuando la conocí por primera vez me hizo actuar como un imbécil, no pude librarme de eso hasta unos días después de haber dejado de verla.

Vale, cálmate, haz estado trabando en algo que neutralice esto durante años. Un chip en mi cerebro que activaba con mi poder. Bloqueaba el conjunto de vías neuronales que producían las reacciones a las que denominan “amor”. Aunque claro, no comprendo las bases de su habilidad y esta es la primera vez que pruebo este dispositivo. Ciertamente parece funcionar pero no sé qué tanto durará o si afectará la distancia y el tiempo que pase con ella. Lo mejor sería mantener una distancia adecuada. Una gota de sudor comenzó a aparecer en mi frente, esta mujer estaba poniéndome malditamente nervioso. Debería salir rápido de este lugar. –¿No se supone que estabas haciendo trabajo de campo?- Di un pequeño paso en dirección a la ventana, cuidando de no acercarme a ella y de pronto por la puerta apareció otra persona. Una mujer entró, no era Anais, pero creo haberla visto antes. Me parece que es una agente burocrática de Génesis, algo así como la secretaria de los altos rangos. –Freyja, Alfa, me alegro de que ya se hayan encontrado.-
avatar
Al Mazino
Modo Fusión
Modo Fusión

Mensajes : 33

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos en una sala [Priv Freyja]

Mensaje por Freyja Eberwein el Mar Feb 02, 2016 6:46 pm

Se encogió intimidada echándose un poco hacia atrás al escuchar el modo de hablar del chico y la sequedad de su respuesta. Quizá él estaba allí por otro motivo - Lo siento - murmuró. - Debía encontrarme con la directora - respondió a su pregunta sin saber por qué realmente. Se debatía si debía salir de la habitación para esperar fuera cuando se percató de que Alfa sostenía una botella y un vaso de alcohol. Observó su alrededor: cajones abiertos, papeles desordenados... el perfecto orden del alto mando de Génesis mancillado.  Nuevamente observó a Alfa y otra vez al entorno, como si sacar aquella deducción, sobre que era lo que había sucedido fuese algo realmente complicado.

Antes de poder responder a su pregunta, una mujer apareció agradeciendo su presencia en el lugar. Inmediatamente pudo reconocerla, no era la primera vez que trataba con ella, y a pesar de la aparente rectitud, estricto tono y postura, al verla les dedicó una sonrisa a ambos, que duró breves instantes antes de dirigirse al joven.


- Alfa - llamó su atención, y con su seriedad anterior dio a conocer las intenciones de la directora - dadas las circunstancias de los acontecimientos, Anais ha declarado que se te otorgará la responsabilidad de ayudar a Freyja con su re traslado a las instalaciones centrales de Génesis

-Freyja - dijo con un tono suavizado - Anais también ha considerado oportuno aprovechar el conocimiento y aptitudes de Alfa para que aprendas lo básico de defensa personal.

Tuvo intenciones de protestas pero fueron anulados inmediatamente por un estricto - son órdenes del alto mando. - bajó la vista, no era que no quisiera aprender a defenderse, de hecho, era lo más lógico, pero, todas las veces que había aceptado la enseñanza había resultado en que debía aprender algún método violento o portar un arma, y no llevaría consigo una de esas herramientas, como enfermera de campo había tenido que tratar ya muchas lesiones provocadas por armas de ese tipo.

La mujer se acercó a ella y le tendió un carpeta con varios documentos, los cuales ojeó mientras se dirigía hacia al muchacho y le hablaba en susurros, documentos donde aceptaba regresar a la central, papeleo, papeleo, papeleo… una orden médica… y muchísimos exámenes. Suspiró y sintió como su semblante se ensombreció un poco. Negó con la cabeza. Debía ver el lado positivo tras todo lo que sucedió, era normal hacer chequeos de rutina. Siguió leyendo de reojo, y también había un formulario para pedir soporte psicológico y terapia en superación de traumas.


Tomó aire lentamente y lo exhaló tranquilizando los latidos de su corazón; no aceptaría el tratamiento psicológico, sabía perfectamente cómo lidiar con eso, no era primera vez que sucedía, y probablemente tampoco la última. Lo que menos deseaba era estar una hora con alguien que a pesar de todo no podría ayudarla. Tampoco se haría el chequeo médico, si algo iba mal, ella se acercaría personalmente

Ya más tranquila y con una renovada dulce sonrisa en el rostro desvió se percató que ambas personas además de ella en la habitación parecían estar teniendo una discusión que se estaba tornando acalorada - Sí, ella - fue lo que pudo escuchar antes de que se diera cuenta que había alzado la voz.

Dejó la maleta delicadamente sobre el suelo, sacó un par de papeles de la carpeta y se acercó a ambos; ninguno parecía estar contento, pero aún así, les sonrió ampliamente, y extendió la mano  - No necesito estos - tomó la mano de la secretaría, y los despistó suavemente allí - Éstos los dejaré personalmente - finalmente, le sonrió a Alfa, para ir en dirección a la puerta y recoger su maleta pero sin cruzar el umbral esperando unos instantes. Si él se negaba a ayudarla, encontraría la forma de trasladar todo ella sola, ciertamente, había pedido a la directora ayuda para eso, pero pensó que encontraría a alguien dispuesto a ayudar voluntariamente. Obligar a alguien iba completamente en contra de lo que ella creía. Así que allí se quedó esperando en la puerta, pronto averiguaría si se iba sola o no.

_________________

*IMPORTANTE CONSIDERAR ESTO AL ROLEAR:

Freyja no puede controlar el efecto causado por su habilidad, por favor, considerarlo al rolear con ella, ya que no es una activación es un efecto automático a su presencia., muchísimas gracias.

Primer Amor: Efecto de atracción ineludible, genera confianza, embobamiento, deseo de protección y posesión. Otros efectos similares a los de “el amor a primera vista” (Esto ocurre por su mera presencia, y no son posibles de controlar)
avatar
Freyja Eberwein
Modo Fusión
Modo Fusión

Mensajes : 34

Ver perfil de usuario http://proyectogen.forosactivos.net/t316-the-goddess-of-gen

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos en una sala [Priv Freyja]

Mensaje por Al Mazino el Miér Feb 03, 2016 12:37 am

Ella se disculpó pareciendo algo intimidada o incomoda, supongo que está acostumbrada a que la mayoría, si no es que todo el mundo, la trate bien a causa de ese poder tan molesto, incluso aquella mujer cae bajo su hechizo, aunque de inmediato cambio su tono dulce por uno afilado para dirigirse a mí. –Espera ¡¿Qué?!- La mujer no se inmuto con mi sorpresa y pasó de mí, dirigiéndose a Freyja, y haciendo notar nuevamente el abismo de diferencia que existía entre su comunicación conmigo y con ella. –Creo que no oí bien ¿Creí entender que tengo que ayudarla a trasladarse y a entrenar?- Lo dije remarcando el “y” para que la ironía sonara aún más convincente, aunque claro, a la mujer no pareció importarle y simplemente respondió “son órdenes del alto mando” mientras le entregaba algunos documentos a la rubia para luego caminar hacia mí. –¿Alto mando? ¡Y una mierda!- De inmediato la mujer llego hasta el lugar en el que estaba y comenzó a susurrar apresurada, perdiendo algo la compostura que había tenido hasta ahora. –Baja la voz, incomodaras a Freyja- Arqueé una ceja y me acerqué un poco a ella, susurrando también por el bien de la discusión. –¿Incomodarla? Así que también estas bajo su embrujo. ¿Que es toda esto? Anais me ha citado para verla en su oficina y acabo de niñera de esta mujer. Ni siquiera ha venido ella misma a decirlo.- La mujer retomo su postura de “perra gubernamental” y continuó susurrando. -La directora me ha enviado a mí para evitar que, y cito, “hagas un berrinche de los tuyos e intentes convencerla de no hacerlo”- Hizo las comillas con sus manos mientras decía eso. Es cierto que a veces intento evadir tareas agobiantes pero eso era solo una excusa. –Berrin… ¿Qué basura es esa? ¡Anais tenía miedo de caer también bajo el hechizo de esa mujer!- Continué susurrando y la mujer pareció enfadarse un poco, aunque no alzo la voz –¡Claro que la directora no tiene miedo! ¡Y dirígete a ella con más respeto!- Rodee los ojos y di un largo suspiro –Como sea, ¿Por qué tengo que ser yo? ¿No tiene una tropa de seguidores enamorados que harían lo que fuera por ella?- La mujer nuevamente volvió a retomar su postura seria y calmada y se arregló un mechón de cabello que se había fugado a su rostro. –Precisamente por eso. Eres el único en Génesis que ha demostrado ser capaz de bloquear los efectos pasivos de la habilidad de Freyja. No hay nadie más que pueda ser objetivo estando con ella.- Lleve mis manos a la cabeza y las pase por mi cabello en señal de hastío. –Precisamente ella…- La mujer pareció enfadarse al ver mi reacción y elevó un poco la voz. –Si, ella- De inmediato se dio cuenta y volvió a susurrar. –Deja de poner excusas y hazlo. Además esto te servirá como método de pruebas para tu aparato.- Tenía razón. Realmente era la ocasión perfecta para probar los límites del I.E. (Inhibidor de embobamiento), aunque el riesgo era enorme.

De pronto noté que la chica se estaba acercando y di dos rápidos pasos atrás hasta toparme con la pared. La rubia le entregó los papeles a la mujer y se devolvió hacia la puerta dedicándome una sonrisa antes. La mujer comenzó a caminar hacia la puerta y se marchó, deseándole suerte a la chica, pero antes me dedico una afilada mirada acompañada de unas secas palabras –Haz tu trabajo-

Freyja estaba esperando en la entrada. La verdad es que no tenía muchas opciones, pero Anais me iba a pagar por esto de una forma u otra. Tomé la botella que había dejado en el escritorio en cuanto entró la mujer y di un gran suspiro. –Voy a necesitar mucho alcohol para hacer esto.- Comencé a caminar hacia la puerta y me posicione exactamente a 1 metro de distancia de la chica. Fue la distancia que mantuvo cuando le entrego los papeles a la mujer, así que por ahora, es la zona de seguridad. –Muy bien rubia, este es el trato, te ayudare a reinstalarte, a entrenar y lo que quieras, pero, a menos que te diga lo contrario te mantendrás a un mínimo de 1 metro de distancia de mí- Crucé los brazos y arquee mi ceja derecha en señal de desafío esperando la respuesta de la muchacha.
avatar
Al Mazino
Modo Fusión
Modo Fusión

Mensajes : 33

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos en una sala [Priv Freyja]

Mensaje por Freyja Eberwein el Miér Feb 03, 2016 6:39 pm

Asintió alegremente cuando el chico, aunque de mala gana, aceptó. No terminaba de comprender porqué la distancia. La primera vez que se alejó, pensó simplemente que fue una coincidencia, la segunda fue un tanto extraño, pero ahora, entendía por qué mantenía distancia; no era que no lo aceptara, de cierta forma así ella también se sentía más cómoda, pero se preguntaba si el estar alejado era la mejor forma de tratar un resfriado.

- De acuerdo - aceptó su propuesta, bastante alegre - aunque creo deberías hacer algo con tu resfriado, puedo recetar algo si gustas.

Alegremente se dio media vuelta y comenzó a caminar por la instalación, llevando su maleta y brazos por la espalda. Mientras iba casi dando tumbos, peligrando caer si diera un paso en falso; no podía explicar el porqué pero estaba muy contenta. Ya deseaba llegar a su apartamento, ordenarlo y poder descansar finalmente. Tendría que liderar el camino ya que tenía su ruta segura, pero después de hoy tendría que encontrar una nueva, ya que alguien más estaba por conocerla.

Comenzó a bajar las escaleras hasta llegar a los estacionamientos; allí se dirigió hacia la escalera de emergencias que quedaba del otro extremo, subió por ellas, volteando de vez en cuando para ver que su “ayudante” la siguiera. Le dedicó una amplia sonrisa y continuó subiendo hasta llegar a al primer piso por donde, tuvo la precaución de no toparse con nadie. Con ese recorrido había llegado a las instalaciones traseras de la última sección y la más alejada del edificio, observando sus alrededores, prácticamente vacíos. No esperó en la acera, sino que en uno de los laterales del edificio, junto a la puerta donde habían salido, apoyada en la pared, habiendo soltado ya la maleta, entre sus talones y el edificio, simplemente, esperando, con las manos juntas tras la espalda.

La idea era la siguiente, tomarían un taxi, que los dejaría pasado el centro del pueblo, evitando así los lugares más concurridos, el cine, pub, plaza principal, etc. Pero también a cierta distancia de su apartamento. Se irían por las calles pequeñas, donde no cabían los vehículos. Esto era para evitar si el taxista los seguía o no. Su edificio quedaba en el límite del pueblo, su apartamento, en el último piso de uno de los edificios más altos y que no alcanzaba más de cinco pisos. Ya deseaba poder asomarse por el balcón y disfrutar de la briza proveniente del bosque; ese refrescante oreo con aroma a naturaleza.

Imaginando aquella sensación, un tanto ansiosa, se cansó de esperar y tomó la maleta, igual que antes, agarrándola con las dos manos, y las llevó hacia delante, sujetándola vagamente, dejando que inclusive se balanceara, apoyándose únicamente con la parte alta de la espalda en el muro de cemento, echando la cabeza hacia atrás - Aquí esperaremos un taxi… - se volteó para comentarle a su acompañante, con las pocas veces que había tratado con él, ya había entendido no era una persona muy paciente, no con ella, al menos. - y… - no alcanzó a terminar la frase cuando uno de aquellos distintivos vehículos, por su llamativo color amarillo, se aproximaba. Salió de su escondite únicamente para detenerlo - ¡taxi! - llamó, y movió la mano energéticamente, a lo alto, al borde de la acera. Cuando este se detuvo ingresó en él dejando la puerta abierta para que el chico entrase mientras daba las indicaciones al conductor - Podría dejarnos en Planicie con Génesis, por favor - habló dulcemente esperando que el taxista la escuchara y no tener que alzar la voz. Los nombres la verdad le causaban un tanto de gracia, Planicie porque era la zona antes de comenzar con la subida hacia el cerro y Génesis por ser la calle principal del pueblo.

_________________

*IMPORTANTE CONSIDERAR ESTO AL ROLEAR:

Freyja no puede controlar el efecto causado por su habilidad, por favor, considerarlo al rolear con ella, ya que no es una activación es un efecto automático a su presencia., muchísimas gracias.

Primer Amor: Efecto de atracción ineludible, genera confianza, embobamiento, deseo de protección y posesión. Otros efectos similares a los de “el amor a primera vista” (Esto ocurre por su mera presencia, y no son posibles de controlar)
avatar
Freyja Eberwein
Modo Fusión
Modo Fusión

Mensajes : 34

Ver perfil de usuario http://proyectogen.forosactivos.net/t316-the-goddess-of-gen

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos en una sala [Priv Freyja]

Mensaje por Al Mazino el Jue Feb 04, 2016 8:13 pm

La rubia acepto el acuerdo extrañamente feliz y luego mencionó un comentario sobre hacer algo con mi resfriado –¿R-resfriado?- Dije para mí mismo con una expresión de confusión en el rostro. Decidí ignorar aquello y seguirla por el extraño camino que había escogido.

Bajamos hasta los estacionamientos y luego por unas escaleras de emergencias subimos nuevamente. No le dije nada, simplemente me limite a seguirla mientras me bebía la botella que había robado de la sala de Anais. Bueno, yo no diría robar, más bien lo tomo como el pago de la misión que me impuso. Ciertamente era un desperdicio beber ese fino whiskey de un tiro, pero para las circunstancias no tenía de otra. Freyja de vez en cuando se volteaba y me sonreía, a lo que respondía únicamente con una expresión indiferente y con un nuevo trago de mi bebida.

Luego de unos minutos ya habíamos llegado a la parte trasera de las instalaciones. En cuanto paramos, la chica dijo que en ese lugar íbamos a esperar un taxi y pareció tener la intención de decir algo más pero un taxi que pasaba la distrajo. El taxista paró con un frenazo, como si no le hubiese interesado parar hasta que vio a la rubia, lo que supongo que puede haber pasado. La chica subió de inmediato y dejó la puerta abierta mientras le daba indicaciones al conductor. Era algo difícil mantener la distancia de seguridad dentro de un automóvil, incluso consideré irme sentado en el techo de este pero eso hubiese llamado demasiado la atención, y si la gente veía a Freyja probablemente acabaríamos con una horda de zombis tras nosotros. Cerré la puerta que dejó la chica y decidí subirme en el asiento del co-piloto para así mantener la mayor distancia posible. Antes de subir lancé la botella vacía de whiskey a un contenedor cercano sin fijarme si le atinaba o no, aunque lo más probable es que hubiese caído adentro por que no oí el sonido del cristal rompiéndose.

El pueblo y las instalaciones no estaban digamos que muy lejos, así que no tardamos demasiado en llegar a él. En pocos minutos estábamos a punto de pasar por el pub del lugar y yo necesitaba abastecerme de alcohol para esto. –Detente junto a ese lugar- Indiqué con el dedo el no demasiado llamativo lugar, aunque no por eso se libraba de estar infestado de gente, como es típico de este lado del pueblo a esta hora. –No fue lo que la señorita me pidió- Mi expresión se tornó algo molesta pero intenté tranquilizarme para no armar un alboroto y llamar la atención. –Solo es una parada extra- El sujeto no dijo nada esta vez, simplemente me ignoró pareciendo empeñado en hacer solo lo que Freyja le había indicado, claro, posiblemente ya esté bajo su hechizo. Di un gran suspiró y toqué mi cien con el dedo índice y medio –Bien- Miré que el conductor tuviera el cinturón puesto y luego giré mi rostro para mirar a la chica y le apunté el cinturón de seguridad del vehículo con un movimiento de cabeza –Ponte el cinturón- Esperé unos segundos a que la chica se asegurara y tomé el freno de manos, lo impulse hacia arriba con gran fuerza y el auto frenó de golpe, acompañado de un gran estruendo. Supongo que lo de no llamar la atención no funcionó. Abrí la puerta y salí como si hubiese sido una parada normal. –Vuelvo en seguida, intenta que no te vean- Dije sin mirar a la rubia, esperando que me hubiese oído.


Entré al pub y vi algunas caras conocidas, borrachos habituales, los empleados del lugar y uno que otro chico que no parecía tener la edad para estar ahí, aunque estando en génesis todo es posible. Me acerqué a la barra y una sexy chica se aproximó. –¿Que hay guapo, quieres lo de siempre?- Digamos que podría considerarme un cliente habitual. Me senté en la barra con aspecto agobiado e hice mi pedido. –No, hoy estoy en una “misión”, dame 10 botellas de whiskey en un bolso- La chica miró a un sujeto a sus espaldas y lo llamó para pedirle el encargo mientras servía un trago. –Trae un “desestresador tipo génesis”- Miré a la chica con una expresión divertida en mi rostro -¿Desestresador tipo génesis?- La chica terminó el trago y lo puso frente a mí, era un whiskey doble. –No eres el primero que pide eso chico. Ten, invita la casa- Crucé algunas palabras más con la mujer mientras me bebía el trago hasta que el chico de antes trajo el pedido. –Esa es mi señal de partida- Tomé el bolso con las botellas que rechinaban y me marché haciendo una señal de despedida con la mano. –Ponlo en mi cuenta-

Salí del pub y me subí nuevamente junto al taxista, que aun intentaba desatorar el freno de manos. Quizás me había excedido un poco con la fuerza pero nada que no se pudiese arreglar –Siento eso, o en realidad no- Desatoré el freno y miré al conductor con una expresión sarcástica. –Pues sigamos-
avatar
Al Mazino
Modo Fusión
Modo Fusión

Mensajes : 33

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos en una sala [Priv Freyja]

Mensaje por Freyja Eberwein el Vie Feb 05, 2016 9:35 pm

Anotó mentalmente reponer la botella whisky que el chico había estado bebiendo hasta antes de entrar al taxi y la cual arrojó sin preocupaciones hacia el cesto de basura. Agradeció que hubiese caído dentro, sino, se habría bajado a recoger los pedazos de lo que habría sido la botella.

Alfa cerró la puerta del asiento trasero que permanecía abierta para que el se sentara, optando por hacer de copiloto.

El coche permanecía silencioso. Ella observaba por la ventana, pero podía notar como el taxista la observada por el retrovisor de vez en cuando, o cada vez que paraba en una esquina.

Alfa, pues... no podía decir ciertamente que hacía, simplemente su rostro no demostraba nada. Sólo habló y señaló un lugar cuando pasábamos por el centro. El conductor se negó, aludiendo a que no era lo que yo le había pedido. Ciertamente, evitaba el centro, y siempre que estaba por allí, lo hacía en un coche particular de Génesis o en un taxi como ahora, pero debía ser consciente de que Alfa la estaba ayudando y si deseaba hacer una parada antes no podía replicar. Iba a decirle al taxista que se estacionara doblando en la siguiente esquina, así podrían esperar sin llamar la atención, pero el chico de cabellos castaño pálido cubiertos con una gorra le anunció que debía colocarse el cinturón sin posibilidad de replicar; le observó fijamente sin esconder su confusión, pero obedeció. Dejó su maleta a un costado del asiento ya que la llevaba sobre su regazo y aseguró el cinturón mirando al chico una vez que el elemento de seguridad estuviese fijo.

El impacto fue como un rayo; viajaban a una velocidad constante y luego el auto se detuvo en seco, a pesar de llevar el cinturón se dio en la cabeza con el descanso de nuca del asiento del chofer. Sin decir nada y simplemente posando su mano derecha sobre la zona afectada vio salir a su “compañero” del auto exigiendo que lo esperaran. Entrecerró los ojos, y comenzó a frotarse casi por inercia la frente, como lo haría cualquier persona. El taxista respiraba agitado, y desde su lugar podía sentir con claridad sus profundas inhalaciones y exhalaciones.


- ¡Vaya loco! - exclamó el taxista, aferrado con firmeza al volante del vehículo, jadeando del susto. Freyja continuaba frotando su frente cuando el hombre le hablaba, ella simplemente se limitaba a asentir, dedicar sonrisas, y negar a su propuesta de llevarla a casa sin el chico. Pudo ver como los brazos del hombre temblaban, posteriormente golpeó el volante, y maldijo como sólo los que compartían su noble profesión podían hacerlo; volteó furioso hacia la puerta que el chico había dejado abierta. Rugió y se desabrochó con furia y brusquedad el cinturón de seguridad, haciendo que golpeara en su desliz la dirección y el vidrio de la puerta que le correspondía como conductor. Golpeó el tablero con su mano, en un único tanteo para encender las balizas del auto. Ella simplemente le observaba un tanto asustada, no comprendía el porqué de su reacción y a pesar de su temor deseaba poder ayudar - ¿Se encuentra bien? - murmuró sin mirarlo realmente.


-No... - respondió con molestia en su voz - Me ha dañado el auto - se quejó intentando sacar el freno de mano - Pero si tu me ayudas quizá me sienta mejor. - Freyja sólo pudo soltar una pequeña risa nerviosa agradeciendo silenciosamente cuando Alfa ingresó de nuevo al vehículo. De allí en adelante, el camino se le hizo eterno. Lo único que la ayudaba a distraerse era su curiosidad por saber que llevaba Alfa dentro de aquel enorme bolso con el que había salido del local - ¿Qué es eso? - curioseó - ¿Qué has estado haciendo en Génesis este último tiempo?- continuó con otra pregunta, tras otra mientras notaba como el taxista maldecía por lo bajo, pensando que no lo escuchaba, no haber abandonado al chico en el pub y haber continuado su viaje con ella a solas.

Se bajaron del taxi e inmediatamente se fue caminando rápidamente hacia una de las pequeñas calles, las cuales no eran más anchas que dos personas caminando una al lado de la otra. Volteó en la esquina y jaló a Alfa quien la seguía sin apurar el paso para que también se ocultara. No le dijo nada, pero mantenía su mirada fijamente en los espejos que se encontraban en las esquinas de los edificios para ayudar a salir a los vehículos, no se movería de allí hasta que el auto avanzará, una costumbre que había adquirido después de que muchos conductores la siguieran en el resto de su camino a casa.

Lamento mucho haber hecho eso - se disculpó, pero la extraña actitud del hombre la había hecho actuar más desconfiada de lo normal - sólo debemos caminar unas cuantas calles y llegaremos al apartamento. El camión de mudanzas debería ya estar allí o llegar dentro de un rato, pero los empleados no van quedarse, no queríamos que personas extrañas supiesen de mi residencia. - sonrió un tanto apenada.

Caminaron en subida un par de minutos por un parque poco concurrido y con bastante vegetación, lo que le daba una sensación de seguridad que pocas personas se percataron o estaban pendientes de quien iba por el camino tras los árboles. Subieron por las escaleras de la parte de atrás al último piso donde quedaba su apartamento. La emoción ya casi no cabía dentro de ella: el sólo imaginar que vería aquella hermosa vista otra vez desde la comodidad de su hogar le producía deseos de cantar. Sacó las llaves de su maleta y las introdujo en la cerradura, no obstante, cada vez que intentaba girarla, ésta hacía un ruido extraño y permanencia estática. Intentó con otra llave, y otra, ninguna funcionaba. Intentó girando el pomo y jalando la puerta. Miró a Alfa con preocupación - No puedo abrirla - murmuró; sus ojos estaban ampliamente abiertos y brillosos pero no de alegría sino acuosos por la desilusión.

_________________

*IMPORTANTE CONSIDERAR ESTO AL ROLEAR:

Freyja no puede controlar el efecto causado por su habilidad, por favor, considerarlo al rolear con ella, ya que no es una activación es un efecto automático a su presencia., muchísimas gracias.

Primer Amor: Efecto de atracción ineludible, genera confianza, embobamiento, deseo de protección y posesión. Otros efectos similares a los de “el amor a primera vista” (Esto ocurre por su mera presencia, y no son posibles de controlar)
avatar
Freyja Eberwein
Modo Fusión
Modo Fusión

Mensajes : 34

Ver perfil de usuario http://proyectogen.forosactivos.net/t316-the-goddess-of-gen

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos en una sala [Priv Freyja]

Mensaje por Al Mazino el Vie Feb 05, 2016 11:24 pm

El sujeto al volante parecía molesto, furioso más bien, pero no era algo que me importara demasiado, estos sujetos suelen ser muy irascibles de todos modos. La rubia parecía algo incomoda o aburrida así que comenzó a hacerme preguntas. –Solo algo para amenizar el trabajo- Nuevamente preguntó. –Manteniéndome ocupado- Ciertamente había pasado una gran cantidad de tiempo desarrollando el I.E. pero no iba a decírselo. Freyja continuó haciendo preguntas el resto del viaje y yo me limitaba a responder de forma corta y algo seca, sin mirarla ni revelar nada realmente. El taxista maldecía una que otra vez pero, sinceramente, no le preste demasiada atención así que no tengo idea de lo que decía.

Una vez llegado al destino, Freyja se bajó casi al instante y caminó rápidamente hacia una pequeña calle. Noté que el taxista se desabrochaba el cinturón. Si estaba bajo los efectos del poder de la chica, fijo que querría seguirla. Rápidamente tomé la camiseta del sujeto y lo acerqué a mi rostro de forma bruta y con una expresión de pocos amigos. –Escucha, si nos sigues, no dudare un solo segundo y te arrancare la tráquea. Tú decides que valoras más.- Solté al sujeto que puso una cara de entre miedo y asombro, y me baje del taxi. Se me daban bien las amenazas, no hubiese sido extraño que el sujeto mojara sus pantalones, la verdad no hablaba en serio, o quizás si, quien sabe. En cuanto llegué a la esquina, la rubia me jaló de la ropa para que siguiera su paso y saliera de la vista del sujeto. –Eh, eh, ¿Que dijimos de la distancia?- La chica parecía preocupada, claramente temía que el sujeto la siguiera. Bueno son los percances de tener la habilidad para manipular a las personas. Tomé mi distancia y la chica, sin decir nada, se dedicó a mirar por unos espejos para asegurarse que el taxista se hubiese ido.

Después de unos minutos Freyja se disculpó y dijo que aún quedaba algo de camino. Me limité a asentir mientras me explicaba aquello sobre la mudanza y continué con mi distancia de seguridad a la par que la seguía. Pasamos por un parque y luego subimos por las escaleras de atrás del edificio. Cuando por fin llegamos ocurrió algo que no esperaba, la llave que utilizaba la chica aparentemente no servía. Intentó algunas formas pero nada sirvió. La rubia me miró con ojos que reflejaban desilusión y que decían que en cualquier momento empezarían a llorar mientras me contaba que no podía abrir la puerta.

Analicé aquella entrada unos segundos y de inmediato me di cuenta de lo que pasaba. –La forzaron, aléjate un poco. Puede haber alguien adentro- Una vez la chica se había apartado lo suficiente para que pudiese acercarme, dejé el bolso en el piso y me posicioné frente a la puerta. –Espero que no aprecies mucho la puerta de tu apartamento- Endurecí mi piel como precaución, en el caso de que alguien con algún arma estuviese dentro, y destrocé la puerta de una sola patada. –No entres aún. Quien la forzó podría seguir ahí.- Moví con mi mano los restos que quedaban para abrir y entré al lugar. –¿Pero que mierd…? ¿Qué pasó en este sitio?- El apartamento estaba prácticamente destruido. No había un solo mueble en pie. Platos rotos por el piso, libros partidos a la mitad, sillones tajeados claramente por algo más grande que un cuchillo de cocina. Y la guinda del pastel, el papel de la pared estaba rasgado, formando las palabras “Me perteneces” con mayúscula y el machete con el que probablemente habían hecho todo el desastre enterrado en la pared. –Como para fiarse de la seguridad…- No tenía idea de lo que había pasado aquí pero si había algo claro, el que hizo esto pertenece a Génesis. –¡Ya puedes entrar! Aunque no sé si quieras hacerlo…- Dije lo último en voz cada vez más baja mientras me acercaba a la ventana y evitaba presenciar la reacción de la rubia al ver esto. No me agradaba la chica, principalmente por su poder, pero tampoco me hacía ninguna gracia el ver el rostro triste y angustiado de una persona. –Tenemos que arreglar este desastre…- Dije con un tono bajo pero lo suficientemente alto para que oyera, mientras observaba todo el desorden y evitando aún mirarla.
avatar
Al Mazino
Modo Fusión
Modo Fusión

Mensajes : 33

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos en una sala [Priv Freyja]

Mensaje por Freyja Eberwein el Sáb Feb 06, 2016 5:49 pm

La forzaron, aléjate un poco. Puede haber alguien adentro - Le dijo una vez inspeccionada la puerta, pidiendo que se alejara de ella para poder abrirla.  Automáticamente se apartó a pesar de que su mente no comprendía la situación

- ¿Fo… forzada? ¿alguien? - la última pregunta salió con un tono más agudo y su etérea y dulce voz se veía perturbada por la preocupación - ¿apreciarla?- repetía sus palabras, ya que para ella carecían de sentido, como si repetirlas le dieran lógica y le permitieran entender que era lo que estaba pasando. Su mente parecía estar en shock. Le escuchó maldecir poco después de entrar al lugar; quiso entrar, pero se contuvo esperando a que la autorizaran. Su corazón parecía volar y tenía un nudo de angustia en la garganta.

Escuchó un leve “ya puedes entrar”, y tuvo la sensación de que dijo algo más, pero sus palabras se perdieron en el aire. Apretó fuertemente su mano derecha donde sujetaba el mango de su maleta y entró.

Clac, Tap. Fue el sonido que hizo la maleta al caer, primero en vertical y luego caer de costado. Sus ojos dorados se abrieron ampliamente cada vez con más brillo húmedo, miró a su alrededor observando el destruido lugar: sus libros, sus cuadros, muebles, cortinas, todo, nada parecía haberse salvado. Miró a cada rincón de su apartamento, ahora irreconocible mientras sus piernas temblaban. Cuando vio la muralla estas flaquearon, “me perteneces” citaba el mensaje dejado en su pared con el machete que aún permanecía incrustado en la muralla. De sus ojos escaparon un par de lágrimas que no se percató habían salido hasta que sintió sus manos húmedas. No comprendía por qué habían caído,  ni siquiera tenía deseos de llorar.

Agradeció que Alfa estuviese de espaldas a ella; su conciencia no le permitía dejar que la vieran deprimida o demostrar que este tipos de cosas le afectasen. Se puso de pie rápidamente, limpió sus lágrimas con el dorso de sus manos, e inhaló lentamente intentando eliminar la angustia que se había situado en su interior. Se aproximó hacia la cocina evitando las tablas de los muebles arrancados con furia y recogió un pequeño cuchillo para pelar del suelo, se acercó a la muralla maltratada y posó el cuchillo en esta. - Jeg bare hører til meg selv - talló en su idioma natal y sonrío al ver lo que había hecho, “sólo pertenezco a mí misma”. Sabía era absurdo, la persona que había hecho esto jamás lo vería, y hoy mismo retiraría el papel y arreglaría en lo que pudiese el muro, pero necesitaba responder, necesitaba gritar de alguna forma, y alzar la voz no era una opción.

- Iré por un contenedor - dijo con un tono alegre como si nada de eso estuviera ocurriendo. Lo que menos quería era mostrar lo angustiada que se sentía, no a alguien como Alfa.

Salió del apartamento e instantáneamente apoyó la espalda en la muralla que construía el pasillo y enmarcaba su ahora inexistente puerta; quería parecer fuerte, pero su cuerpo temblaba. Sus ojos se humedecían, y no podía encontrar su sonrisa en ningún sitio. Poco a poco se fue deslizando hasta quedar sentada en el piso abrazando sus piernas y escondiendo el rostro en las mismas, sólo un par de lágrimas cayeron, no se permitiría llorar.

- Dios- susurró - Haz que se detenga... -¿Detenerse? ¿El que? Ni ella entendía el significado de su plegaria, mucho menos lo harían Dios u Odín. Sentía que necesitaba alguien, algo… ¿hacer algo? ¿huir? Ya estaba huyendo, ¿luchar? Odiaba el causar daño, no sabía realmente qué debía hacer y de momento solo ansiaba una respuesta.

_________________

*IMPORTANTE CONSIDERAR ESTO AL ROLEAR:

Freyja no puede controlar el efecto causado por su habilidad, por favor, considerarlo al rolear con ella, ya que no es una activación es un efecto automático a su presencia., muchísimas gracias.

Primer Amor: Efecto de atracción ineludible, genera confianza, embobamiento, deseo de protección y posesión. Otros efectos similares a los de “el amor a primera vista” (Esto ocurre por su mera presencia, y no son posibles de controlar)
avatar
Freyja Eberwein
Modo Fusión
Modo Fusión

Mensajes : 34

Ver perfil de usuario http://proyectogen.forosactivos.net/t316-the-goddess-of-gen

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos en una sala [Priv Freyja]

Mensaje por Al Mazino el Sáb Feb 06, 2016 7:21 pm

Oí la maleta caer al piso imaginando el rostro de la chica al ver su apartamento destrozado, pero aún sin voltearme a verla. A los pocos segundos sentí que se movía y recién entonces fue cuando giré levemente la cabeza para ver los movimientos de la rubia por mi visión periférica. Recogió un pequeño cuchillo y rasgó la pared bajo la frase tallada anteriormente. Una frase en otro idioma, noruego creo, según sabía era el lugar de origen de Freyja. Aquel idioma no era uno de mis fuertes pero pude entender la palabra “pertenecer” y “solo a mí” o algo por el estilo, no lo tenía muy claro pero intuí lo que decía la frase. ¿Qué pretendía? ¿Era una súplica angustiosa por luchar o solo una mera forma, burda y desesperada, por enviarse un mensaje a su misma, para darse el valor de ignorar esto? Los sentimientos humanos eran… Demasiado complicados y no me apetecía entenderlos, ni siquiera por la curiosidad científica, no iba caer en ese juego como todo el mundo.

Aún no me volteaba cuando la rubia, como si nada hubiese pasado y con ese tono dulce y meloso que tanto detestaba, dijo que iría por un contenedor. Estaba claro que no quería mostrar sus sentimientos frente a mí. Quizás frente a nadie y no era quien para juzgarla. No era el más indicado para darle discursos de honestidad, a la hora de hablar de emociones, a ella… Ni a nadie en realidad.

Voltee mi cuerpo finalmente y mirando hacia la puerta pude sentir unas leves palabras que se perdían mucho antes de llegar a mis oídos, acompañado de un ruido que indicaba que se había deslizado por la pared, posiblemente hasta quedar sentada en el piso, y por primera vez en años me sentí confundido. ¿Qué era esto? ¿Empatía? Claro que no, yo no siento eso por las personas, no yo. Avancé algunos pasos hacia la puerta deseando con todas mis fuerzas que lo que me presionaba el pecho fuese provocado por una falla en el sistema del I.E. Me negaba rotundamente a creer que el oír aquellos sollozos ahogados en el silencio de la impotencia surtiera un efecto distinto al rechazo en mí. Si algo así ocurría definitivamente debía ser por el embrujo de esa mujer. Pero no lo eran. No lo eran y lo sabía, pues se sentía completamente distinto a la primera vez que la vi. Tomé una toalla que se encontraba tirada sobre una silla y continué caminando.

Con esas ideas en la cabeza llegué a la pared que se encontraba junto al marco de la puerta que había destrozado antes y paré en seco apoyando la palma de mi mano sobre la construcción. ¿Qué iba a hacer? ¿Nunca había estado en esa situación antes? Una chica angustiada a la que ni siquiera podía acercarme. Parecía un robot al que se le nublaban los circuitos por que descubre lo que son los sentimientos, y quizás la analogía no se alejaba demasiado de la realidad.

Me voltee y apoyé mi espalda contra la pared e imité lo que suponía que ella había hecho, quedando sentado en la que, imaginaba, era la misma posición de ella pero del otro lado de la pared. Ni siquiera noté que estaba rompiendo el límite de distancia que yo mismo había impuesto antes. No sabía que estaba haciendo. Quizás estaba ya bajo el efecto de su habilidad. Aunque, nuevamente lo sabía, no lo estaba. Apreté con fuerza la mano que sostenía la pequeña toalla y luego la relajé mientras estiraba el brazo hacia atrás para que la rubia pudiese verlo, manteniéndome quieto y en silencio durante algunos largos segundos. –Tómala antes de que me arrepienta.- Solté sin más y esperando sonar lo más seco y libre de sentimientos posible.
avatar
Al Mazino
Modo Fusión
Modo Fusión

Mensajes : 33

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos en una sala [Priv Freyja]

Mensaje por Freyja Eberwein el Mar Feb 09, 2016 5:22 pm

Escuchó un leve sonido tras su espalda y unos instantes después la voz de Alfa llegaba desde atrás del muro - tómala antes de que me arrepienta - dijo. Al tomarla alzó la vista, confundida, para luego girarla levemente y ver una mano que ofrecía una pequeña toalla. La miró dubitativa unos segundo pero finalmente accedió y la tomó suavemente por uno de los extremo sin tocar al joven, ya era mucho pedir que se hubiese acercado a más de un metro para tenderle la toalla, no iba a tocarlo.

- Gracias - dijo dulcemente y en un hilo de voz - ¿ya te sientes mejor de tu resfriado? - preguntó casi al mismo tiempo que hundía el rostro en la tela.

Se quedó nuevamente allí; no supo realmente cuánto tiempo necesitaba para recomponerse por completo o eso intentaría, tenía que recobrar la compostura. Alfa se había esforzado en mostrar su lado amable, no podía dejar que fuese en vano, además también se había comportado de un modo distinto desde la primera vez que se vieron, y realmente agradecía  eso. Aunque su actitud no era a veces un tanto incómoda era más… natural, eso la hacía sentir… cómoda. Rió levemente cuando aquel pensamiento cruzó por su mente y se puso de pie tomando una gran cantidad de aire y exhalarla. Arreglaría su apartamento y comenzaría otra vez una, dos, tres, las veces que fueran necesarias.


Se inclinó y se apoyó sobre la puerta para observar hacia el otro lado. Su cabello cayó como una cascada rubia hacia un lado por el movimiento y sólo dijo - ¡Bu! - sonrío y dejo la toalla sobre una maltratada silla - ¿Qué te parece ayudarme a arreglar este lugar? - se enderezó y llevo sus manos tras la espalda entrelazándolas delicadamente - Y luego puedo darte algo para tu resfriado, así no tienes por qué permanecer lejos de la gente - sonrió ampliamente. Supuso que el chico se negaría y obtendría algún tipo de respuesta mordaz por lo cual sacó su arma secreta - Si prometes cuidar ese resfriado, yo Freyja Eberwein, prometo solemnemente prepararte el mejor trago al estilo Noruego que probarás jamás- dijo esto con ligereza, como si se tratara de una broma mientras alzaba la mano derecha, no obstante Freyja siempre cumplía sus promesas. Además, sabía que usar la adición de un hombre para un propósito era algo ruin, pero si se trataba de la salud cualquier cosa puede utilizarse.  - Piénsalo mientras voy por el contenedor - dijo nuevamente con otra amplia sonrisa y salía animada por la puerta. Se fue por los pasillos tarareando levemente y uno de los residentes al escucharla abrió la puerta y la observó pasar hasta que se perdió de vista doblando hacia la derecha. Abrió la puerta que citaba “basura” y jaló de allí uno de los grandes contenedores de basura que eran dispuestos por cada piso. Estos estaban allí para basura que no era posible de introducir en el conductor de basura. Cosas como botellas, cartones, etc.

Arrastró el contenedor hasta llegar a su apartamento despidiéndose con la mano del vecino que aun observaba desde la puerta de su hogar.

-Bien  solo queda una cosa por hacer - se volteo y sonrió a Alfa -; tomó la toalla de donde la había dejado, se acuclilló, y deslizó su mano por la maleta. Buscó el cierre únicamente con el tacto. El primer intento fue inútil, por lo que se valió también de la vista. El cierre se había metido en la maleta. Hurgó un poco con el dedo, y empujó en la dirección deseada, pero no de la forma correcta, abriéndola unos milímetros, para poder enganchar el pequeño metal y sacarlo de su encierro. Deslizó entonces su mano, tirando de aquél colgante, y observó el interior con atención. En cuestión de segundos, sin mucho esfuerzo, localizó su comunicador, el cual tomó, y dejó allí la pequeña toalla, para cerrarla con la misma rapidez que había analizado su contenido. Acto seguido, no hizo más que escribir a su conserje que colocara el basurero debajo de su apartamento, sonriendo triunfal al recibir una respuesta afirmativa. espero unos instantes y se asomo por el balcón para ver dónde había quedado el enorme basurero. - Las cosas pequeñas van aquí - recogió un libro maltratado y lo dejó en el contenedor que había ido a buscar por los pasillos. Después tomó los fragmentos de una silla y los tiró por el balcón hacia el basurero - Y las grandes allí - Sonrió

_________________

*IMPORTANTE CONSIDERAR ESTO AL ROLEAR:

Freyja no puede controlar el efecto causado por su habilidad, por favor, considerarlo al rolear con ella, ya que no es una activación es un efecto automático a su presencia., muchísimas gracias.

Primer Amor: Efecto de atracción ineludible, genera confianza, embobamiento, deseo de protección y posesión. Otros efectos similares a los de “el amor a primera vista” (Esto ocurre por su mera presencia, y no son posibles de controlar)
avatar
Freyja Eberwein
Modo Fusión
Modo Fusión

Mensajes : 34

Ver perfil de usuario http://proyectogen.forosactivos.net/t316-the-goddess-of-gen

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos en una sala [Priv Freyja]

Mensaje por Al Mazino el Vie Feb 12, 2016 10:22 pm

La rubia tomó la toalla sin tocar mi mano y agradeció con un delicado tono, seguida de una extraña pregunta. ¿Resfriado? Otra vez con eso… ¿De qué demonios habla? De pronto Freyja apareció por la puerta y de inmediato el límite de seguridad volvió a mi mente. Apenas me daba cuenta de que estaba demasiado cerca y mi cuerpo reaccionó casi instintivamente, prácticamente arrastrándose hacia atrás impulsado por los brazos. Enseguida la chica se enderezó y me ofreció ayudarla a arreglar el lugar y además algo para mi resfriado. Aún estaba recuperándome de mi repentino ataque de sentimientos, así que no estaba pensando con mucha claridad, pero a pesar de eso logré entender el motivo de tanta referencia a los resfriados. Así que ella cree que me alejo de ella porque tengo un resfriado… Pero que chica más ingenua ¿eh?

La rubia se volteo y fue por un contenedor, esta vez era de verdad, pero no sin antes ofrecerme una especie de “chantaje” para que “cuidara de mi resfriado”. Supongo que el ver todo esto ya es suficiente como para decirle que el motivo real del por qué no me acerco a ella es que no quiero caer bajo su embrujo, tal vez sea mejor que finja… ¡¿Pero qué digo?! ¡Y a mí que me importa si se siente mal! Seguro que esta porquería está fallando y su poder me está afectando, aunque no del todo. Esta vez no estaba en negación, en serio estaba pensando que su hechizo había hecho efecto. Supongo que no debería volver a pasar el límite de seguridad otra vez. Y, volviendo a lo anterior, y una mierda de resfriado, le diré la verdad. Aunque por otro lado… Ese trago noruego me apetece mucho.

Freyja volvió pronto y no tuve el suficiente tiempo para decidir qué haría respecto a eso, así que solo decidí cambiar el tema. Pretendía decir algo pero ella me sonrió y sentí un leve cosquilleo. ¡Mierda! Esta cosa esta fallando. Tengo que mantener mi distancia a como dé lugar. Vale, relájate, que no pasa nada. Me golpee las mejillas levemente sin que la rubia se diera cuenta, mientras ella me indicaba que las cosas pequeñas iban en el contenedor y que las grandes había que tirarlas por la ventana. Bueno, esa última parte si me gusta.

Una vez que la chica se alejó del balcón, me asomé por la ventana para ver la silla y pude notar que abajo había un basurero. Bueno, eso le quitaba algo de diversión, pero que más da. Comencé recogiendo algunas cosas pequeñas pero luego decidí que lo mejor era ocuparme de las cosas más grandes y pesadas. -Por cierto- Dije mientras tomaba algunos grandes trozos de una mesa y los partía para evitar problemas al pasarlos por la ventana. –Necesitas seguridad en este lugar, está claro que quien hizo esto es de Génesis y una simple cerradura no detendría a nadie aquí adentro.- Me voltee para mirar la puerta y continué. –Puertas blindadas, ventanas reforzadas a prueba de balas, cámaras de seguridad, al menos unas cuantas escondidas. Ah y también un sistema de reconocimiento en la puerta para que puedas ver a tus visitantes antes de que entren. Por si el sujeto volviera mientras estas aquí.- Tomé un suspiro largo, sabiendo que lo que diría a continuación me atraparía con ella quien sabe cuánto tiempo más y lancé los restos por la ventana. –Y por último- La miré a ella directamente, buscando sus ojos esta vez, sabiendo que la idea no le gustaría. –Tienes que saber cómo defenderte. No siempre habrá alguien para protegerte y es un mundo peligroso… En especial “este” mundo- Dije haciendo referencia a la guerra de Génesis vs Chaos.
avatar
Al Mazino
Modo Fusión
Modo Fusión

Mensajes : 33

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos en una sala [Priv Freyja]

Mensaje por Freyja Eberwein el Lun Feb 15, 2016 3:08 pm

Permaneció en silencio dejando que sus pensamientos vagaran muy lejos de Génesis. Recordaba que en una de las tantas misiones prolongadas, había vivido en una colina, un tanto alejada del resto pero era un lugar maravilloso. Podía observar el maravilloso pueblo a las orillas del lago, el cual siempre amanecía un tanto congelado, eso hacía que cada amanecer fuese una experiencia mágica.

- Por cierto - la voz de Alfa la sacó de su paisaje de ensueño y sus palabras de allí en adelante se iban perdiendo en un pozo, Freyja lo observaba y escuchaba atentamente pero sus palabras se perdían y carecían de significado.

Continuó recogiendo unas cosas de por aquí, unas cosas de por allá, sin responder a lo que Alfa le había propuesto, más bien evitando el responderle hasta que el silencio y la espera de una respuesta resultaron casi palpables. Primero meneó levemente la cabeza en negación para luego entregar su respuesta - No - dijo finalmente como si estuviera soltando el aire contenido; ni siquiera le miró, y continuó dejando cosas en los contenedores- Gracias, pero no. - le observó y sonrió - Sólo necesito reemplazar la puerta rota. - dijo esto último de tal forma que parecía que le restaba importancia al asunto. Dio un ligero paso hacia atrás al ver su rostro molesto.

No era que le quitase importancia a lo que había ocurrido, simplemente, no pretendía salir de aquel lugar, y cuando saliese, nadie la vería ir o volver. Ese era el plan. Instalar todo ese tipo de cosas que él le proponía... eran dos polos de un mismo asunto, con todas aquellas cosas sería como estar en una prisión, en cambio, con una simple puerta era auto exilio, y no sabia como explicarle aquello.

Ocultó un poco el rostro, no por vergüenza o tristeza, más bien, evitando el sentirse culpable de alguna forma. Sabía lo mucho que a Alfa le costaba “ser amable” y el realmente lo estaba siendo. De cierta forma, se ofrecía para enseñarle a mantenerse a salvo, pero ella no deseaba aprender a usar un arma, artes marciales o lo que fuera, no quería causar daño de ningún tipo. Era algo que no podía aceptar ni siquiera por protegerse a sí misma.

- Lo siento - murmuró y recogió lo que había quedado de una caja decorativa. - Además, no quiero molestarte, ya se que no te gustan esta clase de trabajos... pero, aceptaré cualquier ruta alternativa para desplazarme - agregó lo ultimo mucho ánimo y una sonrisa radiante en el rostro.

_________________

*IMPORTANTE CONSIDERAR ESTO AL ROLEAR:

Freyja no puede controlar el efecto causado por su habilidad, por favor, considerarlo al rolear con ella, ya que no es una activación es un efecto automático a su presencia., muchísimas gracias.

Primer Amor: Efecto de atracción ineludible, genera confianza, embobamiento, deseo de protección y posesión. Otros efectos similares a los de “el amor a primera vista” (Esto ocurre por su mera presencia, y no son posibles de controlar)
avatar
Freyja Eberwein
Modo Fusión
Modo Fusión

Mensajes : 34

Ver perfil de usuario http://proyectogen.forosactivos.net/t316-the-goddess-of-gen

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos en una sala [Priv Freyja]

Mensaje por Al Mazino el Miér Feb 24, 2016 8:19 pm

Francamente, desde un principio no me esperaba una respuesta positiva de ella pero aun así su reacción me irrito bastante. Primero me mantuve en silencio esperando que su respuesta cambiara de golpe o por lo menos me diera algún argumento de peso para no hacerlo, pero no, ella simplemente se limitó a sonreír y buscar una ruta alternativa. Y entonces pasó lo que siempre sucede en situaciones como esta, la reacción de la rubia sacó a relucir toda mi hermosísima personalidad. Apreté el puño con algo de fuerza, no demasiada, pero lo suficiente para que pareciese que me disponía a golpear a alguien, y di un potente golpe con mi pierna a un trozo de mesa o silla, no estoy seguro, que se encontraba aún en el piso, destruyéndolo. -¡Escucha niña tonta, no se trata de a quien le guste o no, te lo estoy diciendo por tu propia seguridad! ¡Ni siquiera por solo la tuya, con esa actitud pones en peligro a todos los que te rodean! ¡Crees que en la vida real siempre habrá alguien para protegerte, el que tu poder te tenga encerrada en una burbuja donde todos te quieren no significa que puedas darte el lujo de ir por ahí sin estar preparada para lo que venga!- Noté en su rostro que me estaba pasando un poco con lo que decía e intenté calmarme. Cerré los ojos y respiré hondo como clásicamente hacía cuando perdía el control e intentaba recuperar los papeles, nunca duraba mucho la verdad, pero aun así continuaba intentándolo. –Mira, lo siento, pero tienes que entender esto. Casi no nos conocemos pero por lo que he oído de ti eres una persona a la que no le gusta a hacer daño.- No me acerqué. Quizás en otra situación me hubiese acercado a la persona a la que le hablaba, pero esta no era una de ellas. Ya que estamos poniéndonos en otras situaciones, posiblemente en otra situación ya le hubiese dado una paliza a la persona con la que estuviese hablando. Aun así si busqué su mirada con mis ojos, pero sin éxito. –Las puertas se rompen, las rutas se acaban y los que te protegen no siempre estarán. Sin embargo, esta clase de sujetos, quien hizo esto…- Apunté al escrito en la pared. –Quien te hizo sentir la impotencia de hace un rato jamás desaparecen. Solo aumentan cada vez más, porque este mundo es enfermizo.- Había un dejo de compasión en mis palabras pero no lo sentía realmente esta vez. O quizás sí, pero el sentimiento de irritación lo enmascaraba lo suficiente como para que no lo notara. –Tienes que aprender a defenderte, no por que quieras o porque te guste, sino porque es tu deber hacerlo- Dije, esta vez buscando su mirada hasta encontrarla y hablarle directamente a los ojos. –Estas en Génesis, es más, ocupas uno de los mayores puestos de este lugar…- Hice una pausa, quizás para darle drama al asunto o quizás para esperar a ver su reacción ante la primera parte de mi frase. –Si tanto aborreces las batallas te sugiero que te largues y te busques otra ocupación como cuidadora de perros o ejecutiva. Seguro que tus “dotes” serán bien recibidas en el mundo de los negocios.- Dicho esto, le quité la mirada y continué recogiendo las porquerías del piso.
avatar
Al Mazino
Modo Fusión
Modo Fusión

Mensajes : 33

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos en una sala [Priv Freyja]

Mensaje por Freyja Eberwein el Jue Feb 25, 2016 11:12 pm

La expresión en el rostro de Alfa se lo decía todo, no le gustaba lo que estaba escuchando y parecía que con cada palabra que decía lo empeoraba. No pasaron segundos de haber terminado de hablar cuando uno de los pedazos de sus destruidos muebles era transformado en algo parecido a fragmentos o astillas. Escuchaba sus furiosas palabras salir de sus labios, aun estaba un tanto impactada por su forma de reaccionar, simplemente le miraba mientras sujetaba en sus manos parte de un plato roto, el cual en alguna ocasión había sido una hermosa obra de arte pintada a mano. “El que tu poder te tenga encerrada en una burbuja donde todos te quieren”. Al escuchar esas palabras instintivamente escondió el rostro con su largo cabello, ¿vergüenza?,  ¿tristeza?, ¿confusión?, las palabras de Alfa la hacían ver desde una perspectiva que no había abordado y ciertamente la hacía sentir… insegura.  Por un momento continuó recogiendo cosas, las tomaba delicadamente y las sujetaba con firmeza para no temblar, mientras aún escuchaba a Alfa. Observó nuevamente el mensaje grabado en la pared en cuanto lo señaló, y mantuvo su mirada cuando estas fueron forzadas por el chico a mantenerse. Cada palabra era retenida, incluso las sugerencias que no parecían de buena fe. - Lo siento... - dijo finalmente negándose otra vez, su suave tono de voz era acompañado de un ligero cerrar de ojos, mientras mantenía el plato roto cerca de su cuerpo, casi como si lo abrazara de forma protectora.  Tomo un poco de aire y alzó el rostro para observarle con otra gentil sonrisa. - Pero no puedo aceptarlo - No le pedía que la entendiera, tampoco tenía cómo entenderlo, no le había dado una explicación clara, no le había dado ningún argumento que pudiese parecerle de valor, y tampoco lo haría. Aquel aspecto de su pensamiento era algo que creia que solo ella podría entender. Por lo que, sus explicaciones no tenían mucho fundamento - No puedo concebir un argumento en donde el causar daño sea justificado, incluso por… - Siempre había evitado usar palabras como aquella que estaba por usar, “Amor”, a pesar de tener una habilidad como la suya, donde todo parecía girar entorno a eso, evitaba mencionarla con sus propios labios - Incluso por amor propio - Termino su frase. - Además - Sonrió, esta vez lo hizo como si trata de convencer a un niño - Si me niego tendrás menos trabajo molesto- Obvio el hecho de ya haber mencionado aquello la vez anterior- Aunque si lo que te preocupa  es lo que pueda decir Anais, no lo hagas, puedo decir que me negué hasta el final - Dejó el plato que había mantenido custodiado sobre lo que quedaba de la mesa  estilo americano de la cocina.

_________________

*IMPORTANTE CONSIDERAR ESTO AL ROLEAR:

Freyja no puede controlar el efecto causado por su habilidad, por favor, considerarlo al rolear con ella, ya que no es una activación es un efecto automático a su presencia., muchísimas gracias.

Primer Amor: Efecto de atracción ineludible, genera confianza, embobamiento, deseo de protección y posesión. Otros efectos similares a los de “el amor a primera vista” (Esto ocurre por su mera presencia, y no son posibles de controlar)
avatar
Freyja Eberwein
Modo Fusión
Modo Fusión

Mensajes : 34

Ver perfil de usuario http://proyectogen.forosactivos.net/t316-the-goddess-of-gen

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos en una sala [Priv Freyja]

Mensaje por Al Mazino el Vie Feb 26, 2016 12:38 am

Rechazó nuevamente lo que le decía, igual que la vez anterior, palabras más, palabras menos, pero en esencia estaba diciéndome lo mismo que antes. Esto hizo que casi perdiera el control y comenzara a gritar nuevamente, pero me mantuve sereno hasta que terminó de hablar e intentó usar de excusa él que no me agradara hacerlo nuevamente, en lugar de admitir lo que tal vez realmente sentía. Quizás me equivocaba, pero lo único que veía tras esas palabras y esa dulce sonrisa era miedo, miedo a enfrentarse a sus propios demonios. Continué recogiendo la basura más grande y para cuando la rubia termino de hablar me encontraba en el balcón lanzando grandes trozos de madera hacia el basurero en el piso de abajo, aun así, no había perdido a Freyja de vista. Volví a la habitación y continué recogiendo. -Anaïs no tiene nada que ver en esto. Es cierto, ella fue quien me encomendó esta tarea y realmente no es mi actividad favorita, pero soy un miembro de Génesis y más importante, un hombre de palabra. Cumplo mis misiones completamente, no por que deba, si no por orgullo. Puede que mi personalidad sea lo menos moral y ética que encuentres, pero si algo bueno tengo, es eso. Y mi misión no estará terminada hasta que me asegure que tú podrás sobrevivir sola aquí y en cualquier parte.- Dejé lo que estaba haciendo, soltando los restos de basura que tenía en mis manos, y me senté sobre los restos del desgarrado sofá en medio de la sala. -Sé que no te gusta esto, pero no puedes evadirlo para siempre. He leído tu historial y no hace falta conocerte demasiado para entender tus reacciones ante esta clase de cosas.- Hice una pequeña pausa y recordé la reacción que tuvo cuando mencioné su poder mientras gritaba anteriormente. Nuevamente la busqué con la mirada, pero no la miré directo a sus ojos, más bien solo la veía estar ahí. -Lo que dije antes sobre tu poder… Quizás fue una forma demasiado brusca de decirlo, sé que si existe alguien a quien le agrada menos ese poder en este mundo que a mí, esa eres tú, pero no lo lamento, porque sé que sabes que es verdad.- Me puse de pie y me acerqué un poco a ella, sin pasar el límite del metro que me había autoimpuesto. -No puedes controlarlo ahora, pero tal vez si puedas, lo que se conoce de nuestras habilidades es… Prácticamente nada. He estado estudiando tu poder desde que te conocí y hay grandes posibilidades de que exista alguna forma de que puedas controlarlo, pero solo lo conseguirás si entrenas y logras que tu cuerpo alcance a tu mente.- Me acerqué aún más a ella, estando casi al borde del límite, o quizás superándolo y me aseguré de encontrar su mirada esta vez, para, nuevamente, hablar directamente a sus ojos. -Antes te disculpaste… No lo hagas. Si tienes el tiempo y la cara para disculparte por algo entonces ten las agallas para arreglar lo que te lleva a eso.- Retrocedí un poco y comencé a jugar con una astilla que había recogido antes, pero aún no quitaba mi vista de la suya, era casi como si quisiera conversar con su alma, quería realmente que mis palabras le llegaran. -No voy a obligarte a hacer esto, y créeme que se me ocurren varias creativas formas de hacerlo, pero esto debes decidirlo por ti misma… Toda tu vida la gente ha hecho las cosas por ti, entonces… ¿Puedes hacer esto por ti misma?- No estaba seguro de eso último. Como ya he dicho antes, prácticamente no la conozco, pero es muy probable que su vida haya sido algo parecido. Quizás había sido algo arriesgado de mencionar si no estaba seguro, pero ya lo solté y ahora solo queda esperar a ver el resultado. Me voltee y tomé el gran pedazo de sofá utilizando mi poder para aumentar la fuerza de mis brazos y torso y lo lancé por el balcón, destrozando un poco la ventana en el proceso. -Ups-
avatar
Al Mazino
Modo Fusión
Modo Fusión

Mensajes : 33

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos en una sala [Priv Freyja]

Mensaje por Freyja Eberwein el Vie Feb 26, 2016 5:10 pm

Realmente sentía que debía felicitar al chico, había sido capaz de controlar su ira notoriamente y darle aquel magnífico discurso. Tomo aire y respondió mentalmente a cada uno de sus argumentos “Se que Anais no tiene nada que ver, lo decía para poder zanjar el asunto pero eres muy persistente, eso es admirable“.

Sus palabras siguientes la dejaron en shock - He leído tu historial - repitió en un murmuro - Quien le agrada menos ese poder en este mundo que a mí, esa eres tú - le miró - ¿Has leído mi historial? ¿Sabes que es es por completo anti-ético? - Se sorprendía de su propia capacidad para reaccionar, y dio un pequeño sobresalto cuando noto su presencia tan cercana. Él había estado averiguando cosas sobre ella, leído su historial, e indagado sobre su habilidad, no había pensado que el era aquella clase de persona, quizá también era una especie de psicópata u obsesivo, no, negó ligeramente con la cabeza, no, lo poco y nada que lo había conocido no había demostrado aquel tipo de comportamiento, de hecho, ahora que lo notaba su comportamiento desde la primera vez que se toparon y ahora fluctuaba, iba y venía, se mantenía y se transformaba. Continuó prestando atención a las palabras de Alfa, si algo podía decir en favor de sí misma es que había aprendido desde temprana edad a prestar atención a todo lo que le decían y ser capaz de captarlo completamente, y aun así poder divagar en sus pensamientos.

Tomo aire hondamente hinchando su pecho casi forma exagerada y lo soltó justo al tiempo en que escuchó el inconfundible sonido de un golpea y luego el trizar de una ventana, miró en dirección al sonido y vio cómo su ventana había dañada por Alfa, quien no parecía importarle realmente, no pudo contener la risa, se había esforzado tanto en aquella charla tan seria, para luego destrozar lo que quedaba de su apartamento - De acuerdo - Accedió y le sonrió de forma angelical - Pero - Hizo una pausa y alzó su dedo índice - Vas a arreglar mi apartamento por completo, de pies a cabeza, eso incluye obviamente la ventana y puerta que destrozaste, claramente te ayudare - Lo dijo dulcemente como si se trata de una hermosa noticia - Y yo accederé y no replicare en lo que quieras enseñarme - Miró ligeramente hacia arriba de forma pensativa - No mucho al menos.

No espero su respuesta, ya había hecho un trato, más bien un pacto.

Tranquilamente y casi tarareando fue hacia donde estaba su maleta y consiguió su comunicador, tecleó un par de mensajes, y miraba a Alfa de vez en cuando, recibía respuestas, y luego unas llamadas, rechazo algunas y luego contestó una en específico. - ¡Hallo! - Saludo con dulzura y alegría, tras un breve intercambio de palabras de cortesía, comenzó con su petición - Sabes, tengo algo que pedirte … se que es de improvisto pero, realmente me sería de mucha ayuda, se que tu puedes conseguirlo … - Escuchó atentamente la respuesta al otro lado del teléfono - Necesito toda la información que encuentres en el sistema y registros tanto análogos como digitales de Alfa Mazino. Reclutamiento, historia, misiones, exitosas, fallidas y rechazadas, expediente médico, incluso sus vacunas, informes, registro de llamadas, videos, su contrato, cuentas, copia de las cámaras de vigilancia, que entres al sistema del laboratorio y hagas una copia de todas sus investigaciones, todo, absolutamente To-do. - miro a Alfa y le sonrío radiante y dulce, finalmente sacó ligeramente su lengua

_________________

*IMPORTANTE CONSIDERAR ESTO AL ROLEAR:

Freyja no puede controlar el efecto causado por su habilidad, por favor, considerarlo al rolear con ella, ya que no es una activación es un efecto automático a su presencia., muchísimas gracias.

Primer Amor: Efecto de atracción ineludible, genera confianza, embobamiento, deseo de protección y posesión. Otros efectos similares a los de “el amor a primera vista” (Esto ocurre por su mera presencia, y no son posibles de controlar)
avatar
Freyja Eberwein
Modo Fusión
Modo Fusión

Mensajes : 34

Ver perfil de usuario http://proyectogen.forosactivos.net/t316-the-goddess-of-gen

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos en una sala [Priv Freyja]

Mensaje por Al Mazino el Sáb Feb 27, 2016 7:03 pm

La rubia no dijo nada hasta que mencioné el haber leído su historial. En ese momento crucé mis brazos, levante una ceja y esbocé una sonrisa que casi pareció de presunción. –¿No acabo de mencionar mi anti-ética personalidad?-

Cuando destruí por accidente la ventana, la chica se largó a reír, una risa sincera, era la primera vez que la veía expresar una emoción que en serio pareciera sentir y no el sonreír por compromiso o porque cree que es lo correcto. Para ser sincero me sentí un poco aliviado cuando por fin dijo “de acuerdo”, sentí que al fin había sacado algo de su verdadera personalidad y no lo que aparentaba, aunque luego de lo siguiente, tal vez no haya sido la mejor de las idea.

Luego de acceder a mí propuesta la chica sacó sus tan escondidas garras, partiendo porque me puso una condición. Debía arreglar todo su departamento, de pies a cabeza. Qué asco de tarea, pero no estaba tan mal, después de todo, tenía mi “elixir de la vida”. Miré de reojo el bolso que aún seguía a portas de la entrada. Pretendía responderle pero la chica no espero a eso, simplemente se dio media vuelta y comenzó a mensajear a través de su comunicador. Pasó un rato de esto y ocasionalmente dirigía su vista hacia mí. No estaba seguro de lo que hacía la rubia y tampoco estaba seguro de lo que debía hacer yo. No me agradaba que esta chica supiera como dejarme sin palabras. Por fin contestó una llamada, y lo que dijo fue una verdadera putada. Di un paso hacia atrás y puse mi mano derecha frente a mi cuerpo en posición de pseudo-shock. ¿Mi-mis registros? –¡¿Co-como que mis registros?!- No le basto con eso, pidió toda mi información. Significa que… aquella misión… y esa otra y esa y… demonios también hay registros de ese maldito día. Esta chica era realmente un lobo con piel de oveja, una víbora que esconde su veneno y lo peor es que sabía que no había nada que pudiese hacer para evitar esto… Bueno, sí que había, pero no creo que a Anais le gustase mucho esa solución. Mi rostro se puso algo rojo, por primera vez en mi vida mi cuerpo estaba teniendo una reacción involuntaria sin estar bajo los efectos de ningún embrujo ni droga.

Cuando la chica terminó de hablar incluso me miró y sonrió pícaramente, como sabiendo que lo que hacía, lo hacía con algo de malicia. Hice que mi rostro volviese a la normalidad, volviendo también a mi posición y tosí ligeramente para disimularlo. –D-De acuerdo- La miré nuevamente. –No tengo ningún secreto realmente. Mis misiones… Quizás algunas cosas no sean del todo... de mi orgullo, pero créeme, no querrás leer la mayoría de ellas.- Esta vez lo dije pensando en que una gran cantidad de mis misiones acaban en… bueno, masacres. -Todas mis investigaciones están aprobadas por Anaís, y las que no, probablemente no estén registradas.- Dije como una broma, aunque quien sabe, carezco por completo de moral después de todo. Carraspee ligeramente y me apoyé contra la destrozada ventana con los brazos cruzados. –Aunque si tendrás acceso total a todos ellos, entonces tal vez puedas participar de algunos. Serías de bastante ayuda en el laboratorio, sobre todo en un proyecto en especial.- Que mejor para el mejoramiento del I.E. que tener a la mano al “Sujeto X”, aunque tendría que salirme algo del protocolo e implantárselo a todo el plantel para evitar que anduvieran de babosos todo el día, no lo tengo del todo claro.
avatar
Al Mazino
Modo Fusión
Modo Fusión

Mensajes : 33

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos en una sala [Priv Freyja]

Mensaje por Freyja Eberwein el Dom Feb 28, 2016 7:15 pm

Continuó hablando con la persona tras al teléfono y tapó su  boca con una mano para no soltar una carcajada al ver su reacción, cortó la comunicación tras haber quedado con que recibiría hasta lo que había en la basura del chico de ser necesario; a veces la gente exageraba.

Se volteo y observo a Alfa quien comenzó a comentarle sobre misiones y resultados, por lo que no pudo evitar mirarlo un tanto confundida, el chico se había puesto nervioso, realmente nervioso, le resultaba extraño verle de aquella forma y se acercó sin percatarse de ello. Como si quisiera comprobarlo al estudiar su expresión de cerca - Waa - Dijo para sí, había visto al chico actuar de forma tensa, incluso incómodo, pero no nervioso pero... no solo eso, parecía también apenado - Sabes que realmente no miraré nada de lo que reciba,¿verdad? - dijo con grandes ojos - Acabo de decir que es completamente anti ético, aunque…. si lo pones así realmente me dará curiosidad. ¿Que tan terrible puede ser? - Le sonrió ampliamente y  guardó su comunicador mientras continuaba con su charla que ahora había dado un giro extraño- ¿Ayudarte con experimentos? ¿En qué podría ayudarte yo? - Negó ni siquiera le dio chance a la idea en su cabeza - Nei, jeg nekter, absolutt ikke. -Hizo una equis con sus manos mientras continuaba - No, no, no, no - hizo una pausa mirándolo - No - agregó - La experiencia me a dicho todo de los laboratorios ;  además me odias ¿no? - le sonrió - no sería agradable para ti que trabajemos juntos, hablando de juntos - recordó su acuerdo sobre el permanecer a más de un metro y se alejó hasta cumplir con la distancia que había acortado cuando se aproximó para observar su expresión - Debería ir por algo para tu resfriado - concluyó para si mientras iba a su habitación ensimismada en sus pensamiento, pero recordó algo importante y de detuvo en el marco de la puerta - ¿Has comido? - ladeo la cabeza al preguntar

_________________

*IMPORTANTE CONSIDERAR ESTO AL ROLEAR:

Freyja no puede controlar el efecto causado por su habilidad, por favor, considerarlo al rolear con ella, ya que no es una activación es un efecto automático a su presencia., muchísimas gracias.

Primer Amor: Efecto de atracción ineludible, genera confianza, embobamiento, deseo de protección y posesión. Otros efectos similares a los de “el amor a primera vista” (Esto ocurre por su mera presencia, y no son posibles de controlar)
avatar
Freyja Eberwein
Modo Fusión
Modo Fusión

Mensajes : 34

Ver perfil de usuario http://proyectogen.forosactivos.net/t316-the-goddess-of-gen

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos en una sala [Priv Freyja]

Mensaje por Al Mazino el Lun Feb 29, 2016 1:47 pm

La rubia colgó el teléfono entre risas contenidas, comentando que no leería lo que pedía por que como había dicho antes le parecía anti ético. ¡Entonces para que los pides! Claro que puede ser muy terrible, como se nota que nunca hemos hecho una misión juntos. –Bueno, digamos que lo anti-ético que has mencionado antes, también se aplica a las misiones que hice cuando era recluta.-

Luego de reponerme de mi repentino “nerviosismo” y cambiar el tema por el del laboratorio, Freyja negó rotundamente, tal parece que no le gustaban los laboratorios para nada. -Yo no te odio- Miré hacia el lado, como pensando en si lo que dije era correcto y en cuanto lo confirmé con mi propia conciencia que, efectivamente, ese no era el sentimiento que tenía hacia ella, continué hablando. –Solo detesto tu presencia.- Esbocé una pequeña sonrisa irónica y puse mi dedo índice sobre mi cien. –Pero mi trabajo está por encima de mis propias preferencias.- Luego bajé mi mano y abrí mis brazos en señal de resignación. –Pero si no quieres no hay nada que hacer.- Sentí un pequeño cosquilleo en mi interior, la chica me sería de ayuda aun si no quería, el mero hecho de estar cerca de ella me permitía realizar las pruebas necesarias para el perfeccionamiento del I.E. Era ese sentimiento mezclado de satisfacción y algo de maldad que causaba el hacer algo sin que la otra persona se diese cuenta de lo que pasaba.

La chica se alejó y entonces me percaté de que no me había dado cuenta de lo cerca que se encontraba, y a pesar de eso el I.E no había fallado. Qué extraño, estoy seguro que antes falló cuando me acerqué demasiado, tengo que echarle un vistazo a esa mierda. La muchacha se alejó entonces y se dirigió a la semi destrozada cocina mientras volvía a nombrar lo del resfriado y me preguntaba si había comido. -Yo no como- Sonreí mientras cruzaba mis brazos. –Pero aceptaré el trago noruego que me ofreciste antes-
avatar
Al Mazino
Modo Fusión
Modo Fusión

Mensajes : 33

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos en una sala [Priv Freyja]

Mensaje por Freyja Eberwein el Mar Mar 01, 2016 9:26 pm

-¿A qué te refieres con que no comes? - preguntó mientras se dirigía hacia la otra habitación y traía una caja bastante grande llena de medicamentos. Abrió la tapa y miró la primera de las pestañas que había colocado entre las cajas de medicamentos, los cuales estaban ordenados alfabéticamente; dentro de la letra “A”, rebuscó ácido acetil salicílico. Tenía de distintos laboratorios y gramaje; los cuales estaban nuevamente ordenados de forma alfabética y de mayor a menor gramaje. Tomó el último de gramaje más alto, lo abrió, sacó un comprimido, y dejándolo sobre lo que quedaba de mesa americana, posicionando la caja aun lado de la pastilla - ya sabes como administrar esto, oh gran investigador- le sonrió; no le daría indicaciones médicas, no quería recibir una de sus miradas de disgusto - y también sabes que debería ser administrados con la comida. - dejó aquel comentario al aire.

Bordeó la mesa y se acercó a una de las estanterías, no era fanática del alcohol en absoluto, pero debía reconocer que cada vez que podía traía algunas bebidas de su natal Noruega, simplemente por un asunto patriota. Abrió el estante que permanecía un poco más arriba a la altura de sus hombros  y soltó un largo suspiro para luego cerrarlo y agacharse a ver el contenido del estante más bajo - creo que tendré una deuda contigo - cerró el estante - mi visitante también se ha llevado un par de recuerdos.-  Apretó ligeramente los labios y salió de la cocina sin decir una palabra al pasar por su lado. Vio hacia la ventana, por el balcón y percibió cómo el sol ya se escondía. Instintivamente volteo y vio que su casa no tenía absolutamente nada parecido a una puerta solo un par de astillas que habían quedado al ser muy pequeñas para sujetar con las manos, casi todo había sido despejado y el destrozo que había podía pasar simplemente como una remodelación de no ser por las paredes destrozadas.

- Ya es tarde comentó - mientras se hacía una coleta alta y alejaba un par de cabellos rebeldes de su rostro - Supongo que llamaré a ver qué habitaciones hay disponibles en la recidenciales - dijo un tanto incómoda - espero que no haya muchas personas. - comentó para sí, mientras su mente se alejó y pensaba que era lo que podría hacer.

_________________

*IMPORTANTE CONSIDERAR ESTO AL ROLEAR:

Freyja no puede controlar el efecto causado por su habilidad, por favor, considerarlo al rolear con ella, ya que no es una activación es un efecto automático a su presencia., muchísimas gracias.

Primer Amor: Efecto de atracción ineludible, genera confianza, embobamiento, deseo de protección y posesión. Otros efectos similares a los de “el amor a primera vista” (Esto ocurre por su mera presencia, y no son posibles de controlar)
avatar
Freyja Eberwein
Modo Fusión
Modo Fusión

Mensajes : 34

Ver perfil de usuario http://proyectogen.forosactivos.net/t316-the-goddess-of-gen

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos en una sala [Priv Freyja]

Mensaje por Al Mazino el Jue Mar 03, 2016 6:48 pm

La chica pareció sorprenderse mucho cuando dije que no comía. Me senté sobre quien sabe que trasto que había en el piso, junto a los restos de mesa. -Comer es mucho trabajo, así que no lo hago- Freyja estaba buscando algo en una gran caja. A juzgar por lo que dijo antes era alguna especie de medicina o algo así. La rubia trajo consigo un frasco de algo que parecía ser bastante fuerte y me lo puso enfrente. -¿Quieres drogarme?- Solté levantando una ceja con un tono casi cómico. -Las indicaciones médicas no aplican conmigo.- Tome la caja, ignorando el comprimido que la rubia había dejado sobre la mesa y vacié todas las cápsulas en mi boca, tragándolas todas de golpe sin aparente dificultad y sin quitar mi vista de la chica.

Luego Freyja volvió a buscar algo y anunció que no tenía los materiales para preparar el trago que me había ofrecido antes, y pareció reaccionar al recordar lo que había sucedido. -No necesitas una residencia- Saqué el comunicador de mi bolsillo, me puse de pie de un salto y comencé a emular las acciones de la chica cuando pidió mis expedientes. Comencé a enviar algunos mensajes, haciéndome el misterioso tal como ella lo hizo hace un rato. Entonces una llamada entró al comunicador y conteste después del segundo pitido. –No, ahora.- Dije secamente. –Los detalles son altamente clasificados, si alguien se entera te mataré.- Colgué la llamada y guardé el dispositivo devuelta en mi bolsillo. –Solucionado, unos hombres vendrán en un rato, tendrán el departamento como nuevo en un par de horas- Me voltee y caminé hacia la entrada, pero me detuve junto a ella. –Entonces…- Voltee la cabeza para mirarla, pero mantuve mi cuerpo como estaba. –Qué te parece si mientras tanto vamos al bar a que me invites ese trago.-
avatar
Al Mazino
Modo Fusión
Modo Fusión

Mensajes : 33

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos en una sala [Priv Freyja]

Mensaje por Freyja Eberwein el Dom Mar 13, 2016 11:49 am

Le miró sin esconder su asombro ante la forma en que tragó las píldoras, con sus ojos color dorado amplios como platos. Cubrió su boca abierta con una mano. Recobró la compostura unos segundos después tras pensar que se trataba sobre Alfa, seguramente lo había hecho por una razón, vamos él era uno de los científicos de Génesis, era inteligente, sabía lo que hacía… o eso parece.

El chico tomaba su comunicador y escribía velozmente de forma misteriosa, tal y como ella había hecho; jugaba con su cabello mirando las puntas de este, peinandolo, arreglando su flequillo y revisando las puntas nuevamentes, no obstante no pudo evitar alzar el rostro  ligeramente ante las amenazas del hombre;  pero no dijo nada hasta que este cortó terminando de hablar

- No deberías amenazar de esa forma a las personas, ellas sólo hacen su trabajo -  dijo suavemente, antes de prestarle atención a las nuevas noticias que tenía para ella. Su corazón dio un vuelco. Podría dormir en su hogar aquel día, realmente podría descansar en su hogar, aquello realmente le hizo desbordar felicidad en una casi exagerada sonrisa que no pudo contener. - Gracias - dijo sin contenerse; casi podía sentir como la energía de su cuerpo irradiaba alegría absoluta.  

Observó al chico quien se posicionó a su lado, teniendo que alzar el rostro para poder verlo directamente a los ojos. Le sacaba un promedio de dos cabezas de diferencia en altura, si es que no era más.

- Su pongo que te lo debo - le sonrió y fue hacia donde estaba su maleta para sacar una ligera  chaqueta y así mantener el metro de distancia. - Voy detrás de ti - dijo animadamente mientras le echaba un vistazo por última vez a su destruído departamento.

El camino fue silencioso hacia el bar, tomaron un taxi un par de calles más abajo, nuevamente a modo de precaución, mientras Freyja tarareaba una que otra canción; la verdad su humor había tocado los cielos desde que supo podría dormir en sus cuatro paredes.  Podía sentir que el chico la miraba de vez en cuando pero aún así ambos seguían su camino de forma despreocupada.

Llegaron al bar tras unos minutos, algunas personas estaban a las afueras de este platicando o fumando, algunos tenían vasos y copas mientras conversaban animadamente, no obstante sintió como las miradas se clavaron en ella en cuanto se posicionó frente al establecimiento y el silencio se hizo presente un minuto. Ignorando eso emprendió su camino hacia el interior del lugar esquivando personas y sintiendo miradas clavadas en su espalda - Vamos, no te quedes atrás - animó a Alfa a que fueran dentro del recinto.

Allí tras repetirle dos veces a la mujer que los recibió en la entrada si podía señalarle dónde podrían sentarse dos personas, mientras la observa como si su existencia fuese imposible, Alfa caminó ignorando este hecho y se sentó frente a la barra, se apresuró y ello a su lado comenzando a sentirse incómoda ante tantas miradas, y más un comentario cuando se aproximaba hacia donde estaba el chico, este no era su lugar en absoluto ella evitaba a toda costa este tipo de recintos, este tipo de actividades, no obstante le debía un “favor” y tenía que cumplir su promesa.  

- Disculpa - dijo suavemente llamando la atención del barman quien no tardó en venir y recitó una enorme lista de tragos que correrían por su cuenta; negó amablemente cada uno de sus ofrecimientos y realizó su petición dulcemente  - Akavitt puro Lysholm, por favor - pidió al hombre quien la miró un tanto extrañado y fue en busca de su pedido - quería que probaras algún tipo de Gløgg pero para eso necesitamos una cocina - sonrió - De momento te ofresco un destilado y en otra oportunidad te llevare litros de Gløgg...-  iba a agregar algo más cuando su comunicador comenzó a sonar, tardó un tanto en identificar el sonido debido al ruido del bar y comenzó a buscarlo entre sus bolsillos sin lograr alcanza a atender la llamada, le sorprendió ver el nombre en la pantalla y antes de siquiera intentar volver el llamado el mensaje apareció en la pantalla; el tono urgente del contenido la puso nerviosa y miró para todos lados, guardando rápidamente  el aparato entre sus ropas. El barman llegó con la botella comenzando a abrirla, para poder servirla frente a ellos, se veía que no era un pedido popular ya que el sujeto comentó que había tenido que ir a las bodegas por una de esas botellas, le sirvió y comenzó a irse a lo que Freyja le llamó y pidió dejara la botella con un tono apremiante en la voz. Cuando el hombre se fue dejó el vaso que le habían servido y la botella frente a él.

- Debo irme mi gato se esta ahogando en el horno - dijo rápidamente - y mi gallo esta poniendo huevos en la cama del vecino, ¡adiós! - Se despidió y dejó un monto de dinero sobre la mesa del bar quizá pagó cinco veces el valor de la botella pero no le importo ya que comenzó a salir rápidamente del lugar. En su andar un hombre se puso intencionalmente en su camino derramando su bebida sobre ella, pero no le importó y tampoco prestó atención a las palabras del sujeto quien lo hizo ver todo como un casual accidente, se disculpó y lo rodeó comenzó a correr en dirección a las instalaciones principales de Génesis.

_________________

*IMPORTANTE CONSIDERAR ESTO AL ROLEAR:

Freyja no puede controlar el efecto causado por su habilidad, por favor, considerarlo al rolear con ella, ya que no es una activación es un efecto automático a su presencia., muchísimas gracias.

Primer Amor: Efecto de atracción ineludible, genera confianza, embobamiento, deseo de protección y posesión. Otros efectos similares a los de “el amor a primera vista” (Esto ocurre por su mera presencia, y no son posibles de controlar)
avatar
Freyja Eberwein
Modo Fusión
Modo Fusión

Mensajes : 34

Ver perfil de usuario http://proyectogen.forosactivos.net/t316-the-goddess-of-gen

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos en una sala [Priv Freyja]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.