Pj de la semana
Pj del mes

Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 23 el Sáb Nov 28, 2015 2:27 pm.
Últimos temas
» [normal] Hero Association [cambio de botón]
Jue Jun 23, 2016 12:22 pm por Invitado

» Despedida... pero más alegre que la del mensaje[?]^^
Lun Jun 20, 2016 2:30 pm por Sinichi Kudo

» Spirit Soul Rol || Afiliación Élite [Cambio de Botón]
Miér Jun 15, 2016 12:34 pm por Invitado

» [Normal] ♕Origin Of Simetry
Dom Mayo 29, 2016 5:35 pm por Invitado

» Café interrumpido
Lun Mayo 23, 2016 7:24 pm por Directora Anaís

» Misión 003: El bosque azul
Dom Mayo 15, 2016 9:33 pm por Vivian Moretz

» ¡Ábrete Sésamo! Magi: The Labyrinth of Magic [Normal]
Sáb Mayo 07, 2016 10:08 am por Invitado

» 011: Hiedra antídoto
Vie Mayo 06, 2016 3:59 pm por Dalia Knockhart

» Misión 012: Duendes camaleón
Jue Mayo 05, 2016 12:30 pm por Científica Pauline

» Misión 012: Duendes camaleón
Jue Mayo 05, 2016 12:27 pm por Productor Ray

» Misión 011: Hiedra antídoto
Jue Mayo 05, 2016 12:04 pm por Productor Ray

» Misión 010: Niña perdida
Jue Mayo 05, 2016 11:51 am por Científica Pauline

» Misión 010: Niña perdida
Jue Mayo 05, 2016 11:48 am por Productor Ray

» Apelación de misiones
Jue Mayo 05, 2016 11:37 am por Productor Ray

» Ao no Sekai Rol [Afiliación Élite]
Jue Mayo 05, 2016 10:54 am por Directora Anaís

Reclutas






Agentes





Oficiales





Veteranos





Afiliados Hermanos

Afiliados Elite



COPYRIGHT
Los materiales usados en este foro han sido sacadas de diversos bancos de imágenes, tales como Deviantart y Zerochan. Y foros especializados en tablas y códigos, como Serendipity (foro); The captain knows best y Savage Themes (tumblrs). Nada es usado con fines de lucro y no hay intención alguna de quitar el crédito a quien corresponda. El tablón de anuncios pertenece a Neeve. Las tablas de las tiendas fueron tomadas de Savage Themes y fueron creadas por Maika. La tabla del mod de rol fue sacada de The captain knows best, y fue creado por HARDROCK. La tabla de personajes canon y el comunicador fueron sacados de ese mismo tumblr y también pertenecen a Neeve,Oniric City ha sido modelo para muchas cosas de este foro, damos las gracias a la admin por su paciencia y lo recomendamos abiertamente. Pueden encontrar su botón en la zona de afiliados hermanos, un poco más arriba en la barra lateral. El sistema de stats ha sido prestado por Nieve Eterna,otro de nuestros foros hermanos. Por último, muchas de nuestras imágenes han sido tomadas del tumblr The art of animation, el cual recomendamos en demasía.
Estadísticas
Tenemos 50 miembros registrados.
El último usuario registrado es Rose D'Aragón.

Nuestros miembros han publicado un total de 2498 mensajes en 386 argumentos.

Esther Dumalheur

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Esther Dumalheur

Mensaje por Esther Dumalheur el Jue Ene 21, 2016 12:16 am

Nombre completo: Esther Dumalheur

Apodo: Ninguno que ella conozca o considere. Le gusta su nombre.

Nombre clave: Éthéré

Edad: 26

Fecha de nacimiento: Se desconoce en qué día exacto del año 1990 nació.

Nacionalidad: Francesa

Sexualidad: Lo más probable es que sea asexual.

Descripción psicológica:
Esther parece haber sido consciente del mundo desde antes de nacer, como si desde antes hubiese podido advertir todo lo que estaba a su alrededor, como si nada terminara de ser suficiente para asombrarla o perturbarla. No lloró el día de su nacimiento como tampoco ha llorado desde entonces ni una sola vez, y debido a que nunca ha parecido padecer nada, y las desventuras que la han golpeado no parecen haberle provocado ni cosquillas, podría pensarse que además de aura, también carece de corazón. Lo cierto es que desde muy niña desarrolló la convicción de que no había nada en la vida que pudiese victimizarla o amedrentarla, y muy digna siempre enfrenta todo con templanza y según el caso, con indiferencia. Pero además de frívola, es imparcial, lo que la dota con una justicia casi accidental. Sucede que para ella, creer en todo es lo mismo que no creer en nada. Conoce los matices de la verdadera condición humana, y los colores que suele tener no son sus favoritos. Tiene un caracter fuerte. Es directa, peca por irreverente y cortante. Nunca hace nada que no desee hacer, y de esa forma es caprichosa y exigente. No parece importarle lo mucho que su no presencia pueda incomodarle a los demás, pero sin embargo, es la primera en quejarse cuando alguna presencia la importuna a ella. Es aguda. Aunque use palabras suaves, siempre dice lo que piensa, siendo “Tu presencia me molesta” una de sus frases más recurrentes, dicha con el sentido más literal posible.

Si bien siempre es tan libre y obstinada dentro de sí misma, también es impecable con todo lo que decide hacer, aunque se otorgue sus propios tiempos y su propia forma de proceder. Sobra decir que como reclutadora tiene mucha confianza en sus capacidades, porque leer a las personas es su mayor habilidad. Y de esa forma se refiere a sí misma, como una “lectora”, porque nunca ha considerado que lo suyo sea un poder como el de las personas que recluta, sino más bien una condición con la que nació, como si en lugar de aura, hubiese nacido sin poder ver.

Descripción física:
Con una altura de 1.60 cm y un peso de 44 kg sin lucir esquelética y a pesar de su edad, es una chica menuda y ligera, como si su cuerpo realmente fuese de porcelana vacía. Tiene rasgos suaves, un rostro ovalado, cejas pobladas, ojos grandes y del azul del hielo, nariz fina y pequeña, labios bien lineados, un suave mentón que los enmarca, un cuello alargado y un cuerpo esbelto pero poco voluminoso. A su tez pálida solo la sonroja el frío, y a su cabello ondulado siempre lo lleva solo un poco más debajo de sus hombros, adornado con una lazo que vaya con el color de su vestido.

La piel de sus manos es suave y siempre lleva las uñas cortas y sin pintar. Viste vestidos anticuados y un tanto aniñados con zapatillas sin tacón, siempre del mismo color que lo demás. Normalmente no le importa su abrumadora falta de presencia, pero para pasearse por las instalaciones siempre lleva alguna fragancia perfumada encima, que suele ser floral, porque es la única manera que tiene de no ir por ahí provocándole una sensación gélida a todo aquel con el que se atraviese.


Historia
Spoiler:
Todas las personas nacen con un halo de luz que rodea sus cuerpos desde el primer momento de su existencia, hasta el final de la misma. Para algunos, se trata de la extensión del alma que se manifiesta a través del cuerpo, para otros es simple energía física que se expande como el calor… pero tanto para los unos como para los otros, todas son simples conjeturas. Este halo que nadie sabe como luce, que nadie tiene si quiera la certeza de que exista, que nadie puede ver pero que inconscientemente todos pueden sentir, unos más que otros, es lo que representa la humanidad de cada quien. En aquella energía circundante está escrita la naturaleza del individuo al que rodea, se encarga de diferenciarlo, de anunciarlo, de delatarlo, es su presencia, su barrera protectora y de contención, su traje espiritual, el catalizador de su fuerza, el transcriptor y traductor de cada una de sus manifestaciones de vida, es su aura, aquello que se encarga de decir las cosas realmente importantes.
Existen auras que se buscan la una a la otra, que empatizan y se entremezclan como si fuesen dos partes de una misma cosa. Hay otras que se repelen, o que cuando están cerca intentan disminuirse mutuamente. Siempre interactúan entre ellas primero que sus propios portadores, son ellas las que dan la primera y la última palabra siempre. Se pueden sentir con el tacto, cuando la piel ajena se experimenta más suave o más áspera de lo que realmente es; Se sienten con el olfato, cuando se detecta aquel olor particular de una persona, ese que siempre está antes que cualquier jabón o perfume, impregnado en todo su ser; También suele oscilar entre lo dulce, lo salado, lo ácido y lo amargo; Pero a no ser de una rápida sensación, un fugaz y confuso brillo de luz, o un vislumbre traidor, nunca pueden verse con los ojos del cuerpo.

No obstante, hubo una vez en la que bajo una extraña alineación de los planetas, nació una niña que no poseía aura ni nada que rodeara su pequeño cuerpo expuesto a la intemperie del mundo espectral. Era posible ver a la criatura, podía sostenérsele en brazos, pero era imposible sentir su presencia, ni siquiera era posible escuchar su llanto porque la bebé no lloraba ni pataleaba. Sus padres no sintieron como si acabasen de traer una hija al mundo, no podían olerla, ni sentir empatía o repulsión por ella. Intimidados por esa ausencia de humanidad –que parecía más bien ausencia de vida- la entregaron a otros, pero nadie era capaz tolerar la extraña sensación de estar cerca de un ente etéreo y vacío. Debido a eso, la pequeña creció entre orfanatorios y casas de acogida hasta que una excéntrica mujer, coleccionista de muñecas, se fascinó con eso mismo a lo que los demás le rehuían con tanto afán. La niña, de 9 años para entonces, siempre lucía impecable y bien arreglada, con una mirada tan fría como impávida, y una expresión serena con una sutil sonrisa curvada en sus labios. No hablaba mucho, pero cuando lo hacía nunca subía el tono de su voz, y no había nada que pareciera intimidarle ni perturbar la gracia con la que se sentaba a leer libros en alguna esquina alejada del mundo. Nadie se le acercaba y ella no buscaba estar cerca de nadie. Más que una persona, parecía una muñeca de porcelana con dos cristales azules que hacían las veces de orbes oculares. La pudiente señora, movió todos los hilos para lograr tal adquisición, y así llevarse a casa a la que sería la pieza central de su colección.

Fue cuando recibió el nombre de Esther Dumalheur, y a pesar de las inusuales condiciones de aquella adopción, ella nunca mostró ningún desagrado particular por su benefactora, aunque tampoco algo parecido al agradecimiento. La joven fémina se desenvolvió natural en su nueva casa con largos pasillos y amplios salones, y siguió siendo muy suya aunque ahora acompañaba a la extraña mujer durante todas las tardes, quien le hablaba de todo un poco mientras bebía un par de tazas de té. Al principio las conversaciones eran unilaterales, pero pronto las palabras comenzaron a ir y venir en ambos sentidos, y se conocieron la una a la otra, tanto como dos personas como ellas podían llegar a conocerse. La señora supo que su muñeca no era solo un cuerpo de porcelana vacío. Esther no tenía aura alguna, pero podía ver la de cada persona que se cruzara frente a sus ojos, y sentir esas y las que tenía demasiado lejos para poder verlas, como si se tratase de algo más denso y palpable. La chica podía identificar en ellas colores y vetas, formas y tendencias, comportamientos particulares, intensidad, brillo, opacidad… pero también era capaz de interpretar todas esas variables, como si se tratase de un lenguaje con patrones inteligibles, como si tuviesen códigos escritos que no se negaban a su comprensión. Aquella energía que era capaz de ver y sentir, le contaba mucho sobre cada persona, un poco de su historia, un poco de su presente, e inclusive un poco de su posible futuro. Pero aquello no era todo. Sentir las auras de los demás, porque su propio cuerpo estaba  expuesto sin una, significaba que podían tocar su carne con ellas, quemarla si eran muy calientes o frías, causarle escozor si eran muy ponzoñosas, hacer que dolieran sus huesos si eran muy densas o pesadas. La niña se ponía enferma con facilidad, con fiebres altas o jaquecas que solían coincidir con la visita de alguien nuevo a la casa. Sin embargo, severa, se obligaba a sí misma a soportarlo todo muy bien, y nunca perdía aquel pulcro semblante.  

Nunca pareció peligrar su vida hasta que en una ocasión, los síntomas llegaron todos juntos, la fiebre solo sabía ir hacia arriba y las jaquecas le taladraban la cabeza a la fémina que por primera vez no podía callar sus quejidos. Sin nada que pudiese hacer la señora, porque la presencia de los médicos solo hacían empeorar a Esther, los dolores duraron días, hasta que finalmente, poco a poco fueron mermando solos, hasta desaparecer. Pero la chica, sin conocerlo, sabía quien había sido el causante de su prolongado sufrimiento. Se trataba de la misma persona que días después causó un gran alboroto en una plaza de la ciudad al incendiar todo el lugar en un ataque de cólera. Las llamas salieron de su cuerpo como si el muchacho fuese una zarza ardiente, y al agua le costaba apagarlas, como si estas se resistieran más que cualquier otro fuego.  Ese poder que tenía dentro el joven, acababa de despertar con semejante furia que el aura que lo rodeaba se intensificó violentamente, alcanzando a Esther. Ella podía sentirla tan cerca, que en cuanto pudo ponerse de pie, pidió por primera vez que la llevaran a la ciudad, porque tenía que ver con sus propios ojos las características de esa energía. Fue la primera vez que Esther se topó con un humano especial, cuyo halo de luz era como ningún otro que hubiera visto hasta ahora.

A partir de entonces, el hecho comenzó a repetirse. Más poderes despertaban en personas lo suficientemente cerca de ella como para alcanzarla con tanta violencia, y ni el tiempo ni las repeticiones parecían ayudar a calmar los síntomas que venían cada vez. Fue cuando la señora, al ver que su preciada muñeca de procela estaba en riesgo de quebrarse, volvió a mover sus enturbiados hilos, y un día llegó de visita un hombre de traje y corbata que se presentó ante Esther como aquel que podía detener su sufrimiento. Le habló de un lugar que tenía Génesis por nombre, uno donde podría aprender a controlar su “habilidad”, a cambio de que pusiera la misma al servicio de la institución. Esther, a la que nunca podía obligársele a hacer nada que no deseara hacer, sólo aceptaría aquella oferta dos años después de haberla recibido por primera vez, cuando tres días antes había fallecido su benefactora por una muerte natural. Hasta ese momento, soportó las terribles consecuencias de su condición, y no se sabe con certeza porqué. Quizás llegó a desarrollar alguna clase de cariño por aquella excéntrica mujer en el poco tiempo que vivió con ella.

Con la edad de 13 años, Esther llegó Génesis, a donde a pertenecido desde entonces. Como aquel hombre trajeado le había prometido, desarrolló de tal forma su habilidad, fortaleciendo su mente y su cuerpo, para a pesar de su sensibilidad a las auras especiales, no experimentar todo el sufrimiento que una vez le causaron. También aprendió mucho más de sí misma, de más cosas que podía hacer aparte de solo observar y sentir, y de nuevas formas de interpretación. A cambio, como también se había dicho ya, la fémina se encarga desde entonces de encontrar a nuevos reclutas para la organización.

Gustos:
A Esther le gustan las comodidades, los lindos cojines decorados con telas finas, buena comida servida en vajillas de plata o porcelana, baños de espuma con sales y esencias, y música suave que amenice los ratos. Pero el mayor lujo para ella es su propia libertad, su propia compañía, la capacidad de independencia. Disfruta de la calma, de las mañanas y tardes tranquilas en las que puede sentarse a leer sin perturbaciones.  Y por supuesto ama la lectura, le apasiona descubrir como los escritores, a ciegas, describen la naturaleza de la conducta humana. El color de aura que más le gusta, es el azul. A pesar de su aversión a las personas, de su trabajo de recluta saca un disfrute, y es que afirma que las auras más lindas estéticamente las ha visto en personas con poderes.


Disgustos:
Detesta que le digan qué hacer o como hacer las cosas, tanto como le fastidia que no se haga lo que ella quiere. Odia que le interrumpan una lectura, aunque su odio también se lo lleva cualquier cosa que quiera perturbarla. Ser tan consciente de las personas a su alrededor es un constante martirio porque hay presencias que realmente no tolera, y otras que la lastiman. Las jaquecas la ponen de muy mal humor. Las auras que menos le agradan son las de tonalidad roja o amarilla.


Información adicional:
-Es zurda.
-Es alérgica a todo: a los ácaros, al polen a pesar de lo mucho que le gustan las flores, y al pelo de animal aun cuando le agradan tanto los perros y los gatos.
-Suele ir vestida de azul, porque dice que de tener aura, le gustaría que fuese de ese mismo color.
-Su forma de vestir no ha cambiado desde que era una niña.
- “Reduce tu existencia”,  “Tu presencia me causa jaqueca” o “Tu cercanía me perturba” son frases que suele decir, y siempre en sentido literal.
-Si tiene sentimientos, nunca habla de ellos.
-Su ausencia de aura hace que las personas que están cerca de ella por primera vez, sientan una especie de sensación fría que los alerta, porque es como si la chica no fuese humana o fuese un cadáver andante.
-Para Esther, no se puede catalogar a las personas entre buenas o malas, porque no ha visto a la primera que lleve el aura de un solo color.
-Desde niña se dedicó a leer todo lo que encontraba sobre el tema del aura o energías circundantes en los cuerpos, y una vez dio con una teoría que coincidía con lo que ella era capaz de vez. En esos textos se hablaba sobre un aura que era poderosa y frágil a la vez, genuina como una perla por ser de un solo color. Desde entonces la obsesiona encontrar a una persona monocromática.


Poder:
Si su habilidad debiera llevar un nombre, ese podría ser “Lectora de auras”.
Esther puede ver y sentir la energía vital que rodea a cada persona, como si esta se tratase de algo denso. La puede experimentar con todos sus sentidos, identificar cada una de sus particularidades y descifrar los códigos que parece encriptar. Lee las auras como si fuesen partituras, pero eso no significa que pueda saberlo todo sobre cada persona. Lo que puede ver en ellas son las tendencias del individuo, si se trata de la violencia o la calma, la necedad o la sensatez, el odio o la templanza. Estas tendencias tienen cada una colores que las identifican, tonalidades y mezclas distintas. La disposición de las betas y las formas suelen hablar de patrones de comportamiento, o de intenciones. Por ejemplo, a simple vista puede identificar que un halo de energía vital donde entre el rojo y el azul predomine el azul, pero que el rojo esté abrazándolo con proyecciones sobre suyas sobre él, se habla de una persona que mantiene un comportamiento sereno la mayor parte del tiempo, pero dominado por una especie de ira o soberbia quien es realmente la que desea exteriorizar. Esa es la tendencia, pero en un análisis más profundo a la misma energía vital, si ve que las vetas tienen una conformación determina, y solo dos de ellas se mueven o mutan bajo ciertas circunstancias, conformando otra estructura, puede leer ahí que el individuo se siente amenazado, asustado, feliz, está mintiendo o está pensando en atacar. Revela comportamientos o intenciones.

Pero decir que sólo puede “leerlas” es un error, porque con ayuda de Génesis, descubrió como darle otro uso a su habilidad. Cada aura cambia según las intenciones o sentires de su poseedor, como un escudo que se abre en la comodidad y en cambio se cierra frente a la amenaza.  Por otro lado, debido a que cada aura es tan propia, cuando una se topa con otra, pueden reaccionar de determinada manera, y si no se repelen, puede quedar el individuo de una parcialmente dentro de la otra, pero debido a que su propia energía lo rodea, nunca esta otra se va a confundir con intenciones ajenas. En cambio, como Esther no posee nada que cubra su cuerpo, puede hacer que cualquier aura en la que entre, la escucha a ella. Es decir, la energía vital ajena confunde el cuerpo desnudo de Esther como si fuese parte de su poseedor, y porque lo ha desarrollado, la voz de la fémina es más fuerte para el halo de luz que reacciona de acuerdo a su petición. Pero el tiempo que este truco funcione depende de la fortaleza espiritual del original dueño del aura. Lo descrito, Esther lo desarrolló más como un mecanismo de defensa que otra cosa. Por ejemplo, si alguien se acercara a ella con intenciones de agredirla, con solo tocar un poco de su energía vital y decirle con su intención que se vuelva más pesada “por protección”, en un primer momento será escuchada y el halo de luz encerrará a su poseedor en un aire denso que entorpecerá o detendrá sus movimientos.  

Fortalezas:
- Puede leer las auras de las personas, y con ello sus intenciones.
- Puede sentir cuando nace alguien con poderes, o cuando se despiertan estos en una persona, porque también es capaz de distinguir entre el aura de una persona sin ellos y el de un individuo con habilidades. También puede detectar poderes que ya hayan despertado hace tiempo, pero entre más jóvenes sean, más fuertes y más fáciles de percibir.
- Puede manipular temporalmente auras ajenas haciéndolas cambiar su condición dependiendo de lo que a ella le convenga.

Debilidades:
- Al no tener aura propia, es las de los demás pueden herir su cuerpo sin protección. Lo mismo también la ha condenado a una condición física más bien débil y enfermiza.
- El despertar de un poder le generaba en un principio mucho dolor. Hoy, aun con toda la ayuda de Génesis, aun debe padecer de algunos malestares que la persiguen por varios días.
- Aunque puede manipular a los demás por medio de sus auras, solo puede hacer cosas como detenerlos, aturdirlos o hacerlos retroceder, y dicha manipulación es temporal, pues a penas la consciencia de la persona se recupera, su energía sabe a quién obedecer. También ocurre que para usar esta habilidad, debe tocar el halo de luz en cuestión, muchas veces esto la lastima directamente.

Stats:
Ataque: 1
Defensa: 9
Velocidad : 4
Agilidad: 6
Resistencia: 4
Habilidad: 2
Poder: 16

ROL:

- Tipo de Rol: Fusión.
avatar
Esther Dumalheur
Modo Fusión
Modo Fusión

Mensajes : 13

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Esther Dumalheur

Mensaje por Productor Ray el Jue Ene 21, 2016 10:05 am



ACEPTADA
FICHA ACEPTADA. ERES APTA PARA PERTENECER A PROYECTO GEN Y SER UN PERSONAJE CANON. BIENVENIDA.
Directora Anaís

avatar
Productor Ray

Mensajes : 59

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.